Enviar

Se beneficiarán bosques del Pacífico Sur, el Caribe y la Península de Osa, mediante recursos provenientes del canje de deuda por naturaleza

Salvando bosque y familias rurales

El canje de deuda por naturaleza entre Estados Unidos y Costa Rica da sus frutos. Cinco proyectos agroforestales que preservarán bosque primario, además de garantizar la supervivencia de cientos de familias rurales, son los primeros que recibirán un total de ¢260 millones de ese programa.
Con ello se beneficiarán bosques del Pacífico Sur, el Caribe y la Península de Osa. Esos recursos garantizarán la preservación de zonas de recarga acuífera que abastecen acueductos rurales, permitirán el cultivo orgánico de productos para autoconsumo y comercialización y abrirán la posibilidad de expandir proyectos de producción agroforestal, como lo informa este medio hoy.
Son buenas noticias sin duda. En materia de conservación de recursos naturales como el bosque primario, entre otros, este es uno de los caminos que harán posible que los pobladores de las zonas donde se encuentran ubicadas las riquezas tengan opciones de producción y progreso sin tener que dañarlas.
En este caso se cultivarán cacao, maíz y frijoles orgánicos para consumo local y venta de excedentes a hoteles interesados en productos generados en condiciones 100% naturales, sin químicos. Haciendo esto, 150 familias agrupadas dentro de una fundación podrán mantener 40 mil hectáreas de bosque durante dos años.
Muchos otros proyectos podrían diseñarse y ser buenos candidatos para obtener recursos económicos mediante este programa de canje de deuda por naturaleza que cuenta con un monto de $27 millones para ser otorgados durante un periodo de 15 años para preservación del bosque.
Pensar en proyectos que minimicen el impacto sobre el ambiente y, en algunos casos, que se hayan creado para preservar la naturaleza es lo que Costa Rica debe hacer en coherencia con el camino de desarrollo que hemos elegido.
Esta es la ruta correcta. Los productores del agro necesitan subsistir dignamente con sus familias. Si se crean proyectos que les permitan producir sin dañar el bosque seguramente estarán en buena disposición de hacerlo.
Costa Rica tiene retos importantes en este sentido y por eso es un buen paso adelante la noticia que hoy nos indica que se camina por esa senda.
Proyectos productivos que puedan llevarse a cabo sin daño al bosque como por ejemplo los colmenares, explorando el potencial de exportación de la miel y sus derivados, pueden unirse a otros que aspiren también a cuotas del fondo de canje por deuda. La moderna tecnología es la que tiene que venir en auxilio en estos proyectos para que se desarrollen industrias modernas, como es el caso de la apicultura en zonas boscosas.
Ver comentarios