Salvando esperanzas
Gerardo Zeledón, contempla la esperanza, revela en su trato el amor y la entrega por estas personas adultas mayores; antes abandonados, adictos e indigentes.
Enviar

Vivió 48 años bajo los efectos del alcoholismo. Los cinco últimos como indigente, el suelo de un predio frente a la parada de Puntarenas fue su colchón, el cielo y el frío sus abrigos.

De ahí, salió “gateando” a la edad de 62 años, las úlceras cancerosas en sus piernas lo hicieron caer luego de desplazarse unas cuadras. No pudo seguir.

Fue levantado del suelo por misioneros cristianos y trasladado al Albergue de Rehabilitación al alcohólico Adulto Mayor Indigente de Tirrases, en Curridabat; “único centro en todo el país que se encarga de acoger a estas personas adultas mayores en condición de indigencia y con adicciones”, cuenta Gerardo Zeledón, Director Administrativo, cofundador y quien ha estado luchando por la existencia del  mismo durante 25 años.

José hoy tiene 70 años, y desde que fue llevado al centro logró rehabilitarse y fue curado de sus úlceras, también dejó la bebida.

Este “hogar” sobrevive por la ayuda de la Municipalidad de Tirrases, el Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (CONAPAM) y la Junta de Protección Social (JPS), misma que acaba de entregar 285 millones de colones convertidos en un edificio que albergará 35 mujeres en el mismo Centro, ya que por ahora, solo cuenta con 65 personas adultas mayores, todas hombres.

Según Zeledón, el Albergue para mujeres Adultas Mayores en condición de indigencia está únicamente a la espera de los permisos del IMAS y del IAFA para comenzar a funcionar.

En la actualidad, “CONAPAM atiende a 15.492 personas adultas mayores, sin embargo, Costa Rica cuenta con 98.870 en pobreza y pobreza extrema por lo cual se necesitaría cubrir a 83. 378 personas que no tienen asistencia en alimentación, cuido u otras necesidades básicas”, informó Emiliana Rivera, Directora Ejecutiva de la Institución.

Existe “el compromiso de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de este grupo de la población”, agregó Rivera.

“Candilejas” visitó el Albergue en donde conversó con varios residentes y con miembros de “De la mano con la calle”, grupo de jóvenes voluntarios quienes dan de comer a indigentes y personas abandonadas en la vía pública, en esta oportunidad, vinieron a darle fiesta y compañía a los residentes del Albergue en ocasión de la Navidad.

La Vicepresidenta de la República, Ana Elena Chacón, dijo que “en el Consejo Presidencial Social trabajamos en la Política Nacional de Atención Integral de las personas en Situación de Abandono y Situación de Calle, con el fin de garantizar la dignidad humana de esta población.

En esta política tenemos los derechos humanos como eje transversal y por ello, se rige bajo los principios de igualdad sustantiva, equidad, protección y promoción e integralidad”, concluye Ana Elena Chacón.

“El estudio de las políticas públicas suscita hoy inquietudes, esperanzas y asombros”, escribe J. C. Thoening, y en efecto, esperanza es lo que este Albergue da a sus residentes: “han pasado 520 personas por aquí y 85% se ha recuperado”, cuenta con ojos humedecidos Gerardo Zeledón.

La labor y necesidad de un “hogar” como este es resumido por Zeledón así: “el caudal de sabiduría de estos internos se desperdicia, sin albergues de este tipo, no podrían ser testimonio que gracias a un programa solidario como el nuestro volvieron a vivir”.

 

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores jefes y Directores de proyectos
[email protected]
Fotos: Ricardo Sossa

Fuente: J.C. Thoening, bajo la dirección de M. Grawitz y J. Leca. “L’analyse des politiques publiques. Traité de science politique”. Vol. 4. PUF. París, 1985.
 

Ver comentarios