Saldrá de compras PetroChina
Enviar
Saldrá de compras PetroChina

PetroChina Co. deberá seguir comprando activos energéticos en el extranjero para alimentar a la segunda mayor economía del mundo.
La razón es que la empresa, dirigida por Jiang Jiemin, podría tardar cinco años en encontrar la manera de acceder a los mayores yacimientos de gas natural del mundo atrapados en rocas de esquisto.

“Todavía tenemos un largo camino por recorrer para convertir los posibles recursos de esquisto en reservas recuperables”, dijo Zhou Mingchun, director de finanzas de la mayor compañía de petróleo y gas de China en una entrevista en Pekín.
PetroChina tratará de adquirir activos energéticos “dondequiera y cuando quiera que estén disponibles”.
China, cuyos yacimientos de gas de esquisto triplicarían los de Estados Unidos, aún no produce el combustible en forma comercial porque las empresas de perforación no cuentan con la tecnología necesaria y se enfrentan a una geología más difícil.
Empresas de exploración entre las que se cuenta Cnooc Ltd. han hecho ofertas por $100 mil millones de activos de energía desde Australia a Canadá desde 2008, incluidos recursos denominados no tradicionales, para aumentar las reservas y adquirir conocimientos.
“Necesitaremos de tres a cinco años para desarrollar un método completo para superar una serie de desafíos, como buscar el gas y recuperarlo, antes de decidir cuál será el siguiente paso”, declaró Zhou. “Hemos adoptado un enfoque proactivo y cauteloso”.
La empresa madre de PetroChina, China National Petroleum Corp., recurrió a Royal Dutch Shell Plc para que la ayudara a sumergir el primer pozo horizontal del país el año pasado.
Los lazos se estrecharon en febrero cuando PetroChina acordó comprar una participación del 20% en el proyecto de gas de esquisto Groundbirch de Shell en Canadá.
De hecho la compañía coopera junto a Shell, Korea Gas Corporation y Mitsubishi Corporation para desarrollar conjuntamente un proyecto de gas natural licuado cerca de Kitimat, en la provincia canadiense de Columbia Británica.
Shell será la poseedora de un 40% de los intereses laborales en el proyecto.
El proyecto, aún en estudio, incluirá el diseño, la construcción y la operación de una planta de licuefacción de gas, así como las instalaciones para el almacenamiento y la exportación del gas una vez licuado, según la misma fuente.
La primera fase del proyecto consiste en la construcción de dos unidades de procesamiento de gas natural licuado, cada una con una capacidad anual de 24 millones de toneladas, según la empresa china.
"PetroChina tiene plena confianza en el futuro del proyecto, el cual contribuirá al fortalecimiento de las relaciones comerciales entre China y Canadá", expresó Bo Qiliang, vicepresidente de PetroChina.
Este tipo de alianzas sirve para transferir conocimientos sobre la fractura hidráulica, que consiste en inyectar agua, arena y productos químicos a presión para liberar el gas contenido en las rocas sedimentarias.

Bloomberg

Ver comentarios