Salarios y pensiones de lujo de burócratas con días contados
Enviar

201602252036120.rec12-nota-1.jpg
Si todo sale como lo tienen planeado los diputados, en unos tres o cuatro meses, los salarios y las pensiones de lujo que reciben algunos burócratas y jubilados no sobrepasarán los ¢5 millones al mes.
El establecimiento de un límite a las remuneraciones en el sector público y las pensiones con cargo al presupuesto, no se sentiría en el corto plazo en las finanzas del Estado, ya que se deben respetar los derechos adquiridos; sin embargo, al finalizar este gobierno y con el plazo del tiempo, el ahorro sería significativo.
En caso de que estos proyectos de ley se aprueben, el gobierno también avanzaría en sus intenciones de aprobar nuevos impuestos a través del IVA y la renta.
En estos momentos el PLN, PUSC, PAC y Frente Amplio ya negocian la conformación de una comisión especial, con plazo fijo, para que estudie y dictamine las iniciativas que limitan el gasto público.
La buena voluntad de los partidos para debatir este tema ha venido creciendo en las últimas semanas, a tal punto que ya hay algunos legisladores que dan por un hecho el avance.
“Veo una gran voluntad política para conocer estos proyectos, ya que no podemos dejar de aceptar que hay salarios millonarios en la función pública, sobre todo en las jerarquías que deben ser revisados”, dijo Gerardo Vargas, jefe de fracción del Frente Amplio.
Para este año el Gobierno central tiene estimado gastar unos ¢3,3 billones en salarios y pensiones, lo que representa un 41% del presupuesto nacional.
Por otra parte, los trabajadores que en estos momentos tienen una remuneración por encima de ese límite, eventualmente tendrían que pensionarse, por lo que el gasto en salarios iría reduciéndose poco a poco a lo largo de los años.
Sin embargo, el PUSC propone también una vía rápida para esta situación, al establecer un impuesto solidario sobre el monto máximo permitido, con el objetivo de que esos recursos regresen a las arcas del Estado.
Las noticias que se generan en el Congreso sobre los disparadores del gasto, son una bocanada de aire fresco para el Gobierno, que busca oxígeno político para impulsar sus proyectos de IVA y renta
Para el PLN y el PUSC, que juntos suman 26 votos de los 38 necesarios para aprobar nuevos tributos, la contención de los salarios públicos y las pensiones de lujo en el sector público son condiciones previas.
No obstante, la bancada oficialista del PAC insiste en que los proyectos que validan nuevos gravámenes y los planes para contener el gasto se pueden conocer al mismo tiempo.
“La solución al déficit fiscal no se arregla únicamente atacando los disparadores del gasto, sino que necesariamente se requieren impuestos, ya que las medidas que se están planteando en remuneraciones y jubilaciones darán resultados en el mediano plazo”, aseveró Marco Redondo, jefe de grupo rojiamarillo.
La necesidad de nuevos impuestos se debe a que el año pasado el déficit fiscal ascendió al 5,9% del PIB y se prevé que al finalizar este año, ese índice se ubique en el 6,4% de la producción.


Ver comentarios