Sagrada Familia acabada en más de una década
Enviar
Sagrada Familia acabada en más de una década
Espera recibir este año cerca de 3,2 millones de personas, con lo que el monumento más visitado de España sobrepasará por primera vez la cifra de 3 millones

La Basílica de la Sagrada Familia estará acabada en un plazo de entre 15 y 17 años, según anunció el presidente del patronato del templo, Joan Rigol, que abandonará el cargo a finales de este mes.
Rigol comentó en la presentación de las obras que “en dos o tres años estará acabada la sacristía, que será como el ensayo general de la gran torre central, que alcanzará 170 metros de altura”.

El mes pasado se iniciaron los cimientos de la sacristía, una construcción con estructura de cúpula y formas parabólicas de unos 40 metros de altura.
Actualmente, se preparan en un solar a las afueras de Barcelona los encofrados y la estructura para la construcción de las bóvedas de la sacristía, que albergará en su subterráneo una sala de actos con capacidad para 250 personas.
“En algo más de siete años continuó Rigol llegaremos a lo alto de la torre central, situada sobre la Sala del Crucero, que se iniciará dentro de un par de años”.
Esta torre central finalizará con una cruz de cuatro brazos a la que se podrá acceder con ascensor y escaleras.
Según la “apreciación subjetiva”, que nada tiene que ver con la de los arquitectos, Rigol piensa que la Sagrada Familia estará completamente acabada en 15 o 17 años.
El arquitecto jefe del templo, Jordi Bonet, señaló que “tras cerrar las naves del interior, ahora el nuevo objetivo importante es la construcción de las seis torres centrales, cinco de las cuales ya se comenzaron, las de los cuatro evangelistas y la del ábside”.
Precisamente, la fisonomía de la Sagrada Familia ha cambiado en las últimas semanas con la estructura de andamios que llegan a los 85 metros de altura, que “servirán para la construcción de las torres centrales”.
Las cuatro torres de los evangelistas, que se iniciaron en 2005 sobre las bóvedas de 45 metros, ya llegaron a los 66 metros, ha dicho Bonet.
Entre estas torres se está levantando también la Sala del Crucero, un espacio de unos 20 metros de altura rodeado de las torres de los evangelistas y de 11 ventanales que iluminarán los 25 tragaluces de la bóveda del crucero.
Antes de que finalice el año se habrá colocado la primera vidriera de los ventanales de la nave principal, obra del artista Joan Vila-Grau, y hacia la primavera se iniciará la construcción de la última parte de la fachada de la Pasión: el porche superior, formado por 18 columnas sobre las seis actuales y una crestería de coronación, de acuerdo con el dibujo original de Gaudí.
Para principios de abril de 2012, anunció Bonet, estará acabada una importante ampliación del museo, con una sala dedicada a la obra del escultor Josep Maria Subirachs, una espacio de audiovisuales y un gran vestíbulo que permitirá un nuevo acceso directo al museo.
En el primer trimestre del próximo año se habrán colocado asimismo las siete puertas de bronce de la fachada de la Gloria, obra de Subirachs, con las peticiones del Padrenuestro en 80 lenguas.
Por otra parte, la Sagrada Familia espera recibir este año cerca de 3,2 millones de visitantes, con lo que “el monumento más visitado de España sobrepasará por primera vez la cifra de 3 millones”, comentó Rigol.
Para “pacificar” las visitas en el entorno del templo, se pondrá en marcha en los próximos días la venta de entradas a través de Internet para grupos (a partir de enero para visitantes individuales).
El todavía presidente del patronato informó de que “el presupuesto actualizado de las obras asciende a €21,1 millones, a los que hay que añadir €7 millones por el coste estructural y otros €3 millones de las compras de mercancías, unos gastos que se compensan con los €31,3 millones previstos de ingresos.

Barcelona / EFE

Ver comentarios