Enviar
Sábado 23 Agosto, 2014

El cronómetro en cero y con el viento a favor, es sábado por la mañana, es tiempo de vivir, buscando el ritmo, regulando la respiración, los mejores momentos están por venir


Sábado por la mañana

Fuerte brisa, clima fresco, ideal para irse a trotar. Al doblar la esquina, comenzás a mirarlos, solos o en pequeños grupos, es la gente que ha comprado tiquetes
de vida y ha vuelto a ganar.
Pronto serán 25 años de no fumar, son los mismos de salir a correr.


Chequeo del cuerpo y la ruta a seguir, te embarga la alegría, suben las pulsaciones y estás listo para partir.
El cronómetro en cero y con el viento a favor, es sábado por la mañana, es tiempo de vivir, buscando el ritmo, regulando la respiración, los mejores momentos están por venir.
En tu mente aún se oye la voz del narrador que desde Brasil agradecía al Creador, la maravillosa experiencia de Salvador de Bahía, es parte de los recuerdos que te llevas al correr, los asuntos de la semana, lo que está por venir, la oportunidad de un rostro que te salude y te invite a seguir, porque en carretera todos somos amigos y disfrutamos por igual, la decisión de levantarnos y la máquina poner a funcionar.
Los que gustan semana a semana de competir, los que a Santo Domingo de Heredia van fieles a entrenar y los que simplemente disfrutamos el placer de oír, de sentir y de respirar, cada mañana que salimos a trotar, protagonistas de la calle, guiados por un mismo ideal, hacerle una mueca al tiempo, ese “...que siempre pasa y no se detiene” como canta Juan Gabriel.
Se viene un trepón, el paso regular, al subir la cuesta podés recuperar, avanza el reloj, está bueno el “entreno” oxigenando el cuerpo, logrando el espacio para tus ideas madurar o simplemente para aliarte con el viento y dejar a tu mente vagar.
Si te acompaña el silencio ponte a contar, si es la música lo que sigue es tararear y si vas en grupo pues a conversar, que la experiencia es grata desde el arranque hasta la ducha al final y no olvides buscar a un amigo que comparta este ideal, una buena rutina que vale la pena practicar, no tiene requisitos ni reglas que observar y una sola expresión es la que espera tu amigo escuchar que el sábado por la mañana puntual estarás.

Giovanny Portuguez

Empresario de software
www.connexis.wordpress.com