Rusia sería el principal perdedor del mercado petrolero
Irán ha dejado en claro que apuntará a recuperar a sus clientes tradicionales. Bloomberg/La República
Enviar

Rusia sería el principal perdedor del mercado petrolero

 En los esfuerzos de Irán para lograr un acuerdo nuclear, ha tenido pocos aliados mejores que Moscú. Pero si se llegara a firmar un pacto esta semana, el régimen de Vladimir Putin tendrá por lo menos una razón para reflexionar sobre su apoyo.
Rusia, que compite con Arabia Saudita y Estados Unidos para ser el mayor productor de petróleo del mundo, es quien tiene más que perder cuando Irán regrese al mercado mundial de la energía, según una docena de analistas y ejecutivos de compañías petroleras, bancos y agencias de bolsa entrevistados por Bloomberg.
“Irán va a competir en Europa directamente con Rusia”, dijo Ed Morse, responsable de investigación de materias primas de Citigroup Inc.
Irán no puede vender petróleo en Europa desde 2012, cuando la Unión Europea prohibió las importaciones de crudo.
Sumado a sanciones más duras de Estados Unidos que hicieron más difícil comprar petróleo iraní con dólares, eso hizo que la producción cayera de 3,6 millones de barriles por día en 2011 a 2,6 millones de barriles el año pasado.
Rusia, cuya variedad de exportación de referencia es similar a la de Irán, ha sido la principal beneficiaria de esa caída.
Las exportaciones a los principales mercados de Irán en Asia y Europa aumentaron a más del doble, incrementándose en 420 mil barriles por día de 2011 a 2014, de acuerdo con los datos que reunió Trade Map, base de datos sobre los flujos comerciales entre países.
“La reaparición de los barriles iraníes aumentaría la disponibilidad de crudo pesado agrio y sería positiva para las refinerías”, dijo Vasilis Tsaitas, portavoz de Hellenic Petroleum SA. La compañía opera tres de las cinco refinerías de Grecia, de acuerdo con los datos que reunió Bloomberg.
El petróleo iraní representaba el 25% del total de la materia prima de las refinerías de la compañía hasta que las sanciones entraron en vigencia, dijo Tsaitas. El petróleo Ural, el crudo bandera de Rusia, reemplazó esos barriles y aportó el 30% del aprovisionamiento en el primer trimestre, explicó.
Aunque son competidores en el mundo de la energía, los países han sido aliados estrechos en el plano político. Rusia suministró a Irán armas y conocimientos sobre energía atómica, además de impulsar a otras potencias mundiales a firmar un acuerdo sobre investigación nuclear que ponga fin a las sanciones.
Ese acuerdo podría firmarse en Viena en los próximos días y, si bien aún faltan por lo menos de seis a nueve meses para el regreso de Irán al mercado petrolero mundial, la industria petrolera ya está tratando de calcular el impacto.
Además de Rusia, países como Nigeria, Angola y Colombia se enfrentarían a más competencia en Europa y Asia, aseguraron los operadores. Pidieron no ser identificados para evitar poner en peligro las relaciones comerciales.

Bloomberg
 



Ver comentarios