Enviar

Rose en su calvario

Armador de los Bulls sabrá hoy resultado de operación tras nueva lesión

 

201311250008440.a5.jpg
Ante Portland, Derrick Rose disputaba un buen juego y se le veía con la confianza que trajo desde la pretemporada, ahora todo son dudas y ascuas sobre su futuro. Sam Forencich-AFP/La República
Como si se tratara de una cruel broma del destino, la superestrella y armador de los Bulls de Chicago Derrick Rose estaría de tres a seis meses fuera de acción, tras confirmarse la gravedad de la lesión en el menisco de su rodilla derecha.
A través de un comunicado oficial los Bulls confirman que Rose, quien sufrió la lesión en el partido ante los Trail Blazers de Portland el viernes por la noche, se sometió a una resonancia magnética el fin de semana que reveló rotura de un menisco en la rodilla.
Rose se perdió la temporada pasada en recuperación de una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Para esta temporada los pronósticos de recuperación son inciertos y dependen del trabajo de cirugía realizado, que en el peor de los casos, podría apartarlo del todo por otro ciclo más.
Según fuentes citadas al diario Chicago Tribune, la decisión pasaría por simplemente “limpiar la zona” de la lesión, lo que acortaría el tiempo, o realizar una operación más extensiva para pegar el menisco, lo que retrasaría mucho su regreso, pero le beneficiaría en la recuperación a largo plazo.
Para dar una idea, de ir por la segunda vía, es el mismo procedimiento que se le realizó a la estrella del Thunder de Oklahoma City, Russell Westbrook, en su rodilla izquierda, a quien en su caso lo dejó más de seis meses fuera de la duela.
La intervención se realizará hoy en Chicago, confirmó el técnico de los Bulls, Tom Thibodeau, sin embargo dice mostrarse listo para afrontar otra temporada sin su estrella, pues su meta es el título y esta no puede estar condicionada a un solo jugador, aunque sienta terriblemente el hecho.
“Lo siento mucho por él, por todas las cosas que hace y lo que significan para nuestro equipo, se cuánto trabajó en su rehabilitación y la clase de persona que es”, indicó su técnico Tom Thibodeau.
Para un jugador de su talla, es mucho lo que Rose se ha perdido en las últimas tres temporadas (incluida esta). En ese periodo los Bulls han disputado 158 juegos, de los cuales Rose solo estuvo en 49. A esto deben sumarse las ausencias a los 70 juegos que aproximadamente le quedan al campeonato 2013-2014.
El jugador también deberá trabajar en su recuperación psicológica tras este duro golpe, en una temporada donde regresó como la estrella que lucharía contra el reinado de LeBron James y el Miami Heat.
Los videos y declaraciones de inicio de temporada, donde se le mostraba al jugador como un mesías que vendría a dar un vuelco este año para los Bulls, como el rival más fuerte de los de la Ciudad del Sol, quedan hoy en ascuas con un equipo que podría verse golpeado en su ánimo.
Esto se reflejó en la planilla el viernes cuando vieron que su compañero no podía regresar por su propia cuenta a la banca, unos movían la cabeza en negación, mientras que otros como Kirk Hinrich unió sus brazos en señal de oración, la escena fue devastadora según lo que mostraron las cámaras de televisión.
Ahora se teme que el quinteto de la Ciudad de los Vientos se vea golpeado por este hecho, como se vio este domingo tras caer duramente ante Los Angeles Clippers 121 por 82, dejando mucho que desear tanto en los ejercicios ofensivos como defensivos.
En Chicago hoy todo será incertidumbre y malos presentimientos a la espera de noticias.

Sergio Alvarado
[email protected]
@La_Republica
Consulta: EFE ,Chicago Tribune y ESPN

 
Ver comentarios