Logo La República

Viernes, 10 de abril de 2020



NOTA DE TANO


Repetidos fracasos no dan pasaporte a la corrección

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 02 marzo, 2020

A Keylor Navas van a observarlo para ver si “sirve” para la “Sele”.

La Selección Nacional refleja, retrata y transmite la calidad de nuestros jugadores y, por consecuencia directa, de nuestro campeonato.

El campeonato, a su vez, refleja la calidad de nuestros equipos y estos, de sus respectivos jugadores.

Los resultados de estas combinaciones son negativos, porque, y lo repetimos hasta la saciedad, nuestros futbolistas no son de buena calidad. La mano de obra no es buena y si el maestro, encargado de ponerla a trabajar, tampoco es gran cosa, los resultados adversos saltan a la vista.

Lea más: Selección Nacional: seis años sin avances

El campeonato nacional no sirve para nada; es una carrera loca, apretada, sin oxígeno, sin pausas que permitan análisis, reflexión y lo más relevante: corrección; hacia una corona que lo más que permite a dirigentes y aficionados fanáticos es vanagloriarse que su equipo ha ganado más títulos que el otro.

San Carlos fue campeón nacional no en época prehistórica; logró la corona hace pocos meses. Participa en la Liga de Campeones y en su debut, un rival que está en pretemporada, perfectamente pudo meterle diez goles en su estadio. ¿Alguno se detiene a reflexionar o analizar este estrepitoso fracaso? ¡Nadie!

Pocos días después, los Toros derrotan 1-0 a Grecia, entran de nuevo a fase de clasificación y que siga la fiesta. En Ciudad Quesada no ha pasado nada y tampoco en Tibás con su representativo del “chiqui chiqui” y menos en Alajuela, que recurre a dos veteranos defensores centrales, tras cerrarles las puertas del espectáculo a promesas como Darío Alfaro, Esteban Marín, Jean Carlo Agüero, Diego Mesén y muchas más.

Lea más: ¿Quiénes son los llamados a renovar la Selección?

Directores técnicos congelados en sus conocimientos, que pasan de un equipo a otro sin asistir ni en pintura a cursos de refrescamiento, pintorescos y folclóricos en sus declaraciones, se autodefinen como maestros, profesores y estrategas, incapaces y temerosos de poner en acción a sus mejores alumnos.

La obra de teatro la abren o la cierran dirigentes fanáticos, poco o nada analíticos, que alaban y aplauden presentaciones mediocres de sus empleados y que son “rodados”, infantilmente por los técnicos de turno, a quienes los patronos califican de “triunfadores”, aunque arrastren una cadena de fracasos recientes y frescos.

Mientras tanto, el técnico de la “Sele” sale de viaje a Europa e irá al juego entre PSG y Borussia para ver si Keylor Navas tiene condiciones para estar en la Tricolor.

¡Apague y vámonos!

[email protected]

NOTAS ANTERIORES







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.