Rodrigo Cubero estuvo en el FMI, ¿seguirá sus recomendaciones al dirigir el Banco Central?
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

Empieza la presidencia de Rodrigo Cubero en el Banco Central, a diferencia de su antecesor Olivier Castro, toma la autoridad monetaria con una economía nacional desacelerada, presiones de inflación, tasas de interés al alza y con preguntas sobre cómo llevará la política cambiaria.

El nuevo presidente del Banco recibe las riendas de la institución en momentos apremiantes con menor crecimiento previsto para este año y más dificultades para 2019, cuando entrarían a regir las reformas tributarias que ralentizarían aún más las posibilidades de crecimiento.

El nuevo presidente viene de trabajar varios años en el Fondo Monetario Internacional, ente que en varios reportes durante los últimos años ha aconsejado al Banco Central en cómo debe realizar ajustes en su política monetaria; no obstante, hay que dejar claro que él no fue parte de dichos informes.

La pregunta será si este verá esos reportes como un modelo de ruta a seguir o seguiremos viendo una autoridad monetaria muy centrada en un único objetivo: controlar la inflación.

¿Qué ha dicho el FMI?

  • No tenemos una verdadera estabilidad en el sistema financiero

El informe más reciente del FMI fue el que emitió el pasado 2 de abril a petición del Banco Central sobre la Estabilidad del Sector Financiero.

En este, el FMI indicó que el país no está bien preparado para hacerle frente a una crisis financiera sin comprometer seriamente los recursos fiscales.

Además, señaló que la dolarización plantea riesgos de solvencia y de liquidez en el sistema bancario, donde muchos especialistas indicaron que se deben abaratar los créditos en colones y no satanizar los dólares.

También que el Banco Central tiene limitaciones para actuar como prestamista de última instancia y suministrar liquidez en dólares.

Para los especialistas, estimular la colocación del crédito es una tarea primordial para el Central, ya que esto ayudaría también a impulsar una economía bastante desacelerada.

  • Último reporte de la economía nacional

El último fue del 15 de mayo de 2017, en esa ocasión se centró en el manejo de la política cambiaria, inflación, y el sistema financiero, siendo muy crítico sobre la urgencia de una solución fiscal (no le atañe al Banco Central).

Ese informe es el reporte anual sobre la economía nacional (conocido como Misión del Artículo IV), que hace en todos los países miembros.

Su mensaje fue contundente sobre una mayor flexibilización en el manejo del tipo de cambio, y que fuera más transparente sobre las reglas de intervención para que se profundice el mercado con más participantes en la formación de precios.

Estimular el crédito y otras medidas que puede hacer el Banco Central

Todos los costarricenses están de acuerdo con que el Banco Central ha cumplido con el objetivo de mantener una inflación por debajo del 4%; desde finales de 2014 así ha sido, pero esperan algo más de la autoridad monetaria.

Las medidas de crecimiento sobre las que tiene injerencia el BCCR tienen que ver con reducir las tasas de interés.

Esto no es fácil en un entorno con un elevadísimo déficit fiscal debido a que genera presiones inflacionarias y de devaluación.

Algunos analistas favorecen la idea de que los objetivos del BCCR hoy deben enfocarse más a reactivación y ser más laxo con la inflación.

Entonces, en sus hombros recaerá una decisión importante, que debe resolver si para crecer está dispuesto a poner en riesgo el cumplimiento de la meta de inflación.

La mayoría de los economistas concuerdan en la necesidad de que el tipo de cambio refleje su riesgo. Han señalado el despropósito de mantener el tipo de cambio demasiado estable por medio de intervenciones.

Entonces, otro reto del nuevo presidente es cambiar la mentalidad institucional que favorece la intervención excesiva del mercado cambiario, en favor de un mecanismo de intervención que refleje el verdadero riesgo de los deudores. Aunque esto parece contra intuitivo, los economistas coinciden en que contribuiría a mejorar la estabilidad del sistema financiero en el mediano plazo, al propiciar que el endeudamiento sea en la moneda más adecuada.

Recomendaciones de Inversionista

Estas son las recomendaciones a las que, desde la perspectiva editorial de la sección, el nuevo presidente del Banco Central debe poner atención.

Medidas para impulsar crecimiento  Aquí el Banco Central podría tener injerencia en bajar las tasas de interés en colones, así como crear un seguro de depósito para equiparar la cancha en el mercado financiero, algo que incluso está entre las recomendaciones del FMI.

Mejor percepción del riesgo cambiario    El Banco Central ha insistido por años en que desea que los costarricenses se endeuden en la moneda en que generan sus ingresos, pero la autoridad monetaria ha sido la que ha dejado de lado la percepción del riesgo cambiario al mantener muy estable el tipo de cambio por medio de intervenciones, esto debe mejorar o cambiar.

Plan de Estabilidad del Sistema Financiero   Ante los efectos negativos que genera el elevado déficit fiscal, el nuevo presidente debe buscar la aprobación de proyectos de ley que buscan reforzar el sistema financiero como: el seguro de depósitos y la supervisión consolidada, entre otros. Pero su principal objetivo en esta área debe ser la búsqueda de medidas administrativas que no requieran trámite legislativo y que contrarresten los riesgos que se enfrentan en la actualidad.

Así lo ven

La tarea para el nuevo presidente del Banco Central está complicada, pero él tiene toda la capacidad para concluirla con éxito.

Miriam Manrique

Directora país

Moody's Analytics

Enfocarse en estimular el crédito y dejar flotar la moneda

Si bien, el Banco Central ha cumplido con éxito su principal objetivo de mantener la inflación en niveles bajos que rondan el 3%, en el corto plazo debe estar atento a los efectos de las altas tasas de interés en el crédito y la actividad económica, ya que en los últimos meses se ha observado una desaceleración importante en la mayoría de los sectores que impulsan la economía. Por lo tanto, hay que buscar un equilibrio entre inflación y tasas de interés que permita al país seguir creciendo a tasas saludables y generar empleo.

Por otro lado, respecto a lo cambiario, en lugar de tratar de imponer trabas a los bancos para frenar los créditos en dólares y acelerarlos en colones, el Banco Central debería moverse hacia una flotación del tipo de cambio donde los agentes económicos perciban y tengan que manejar el riesgo cambiario.

Esto podría estimular a las personas a endeudarse en colones para disminuir su riesgo cambiario.

Adicionalmente, el país ha perdido competitividad en sus exportaciones por la sobrevaloración de la moneda, por lo que sugeriría moverse a una flotación que esté determinada en mayor medida por la oferta y la demanda de divisas.

Silvia Jiménez

Jefe de Análisis y Estrategia de Inversión

Mercado de Valores

Tema prioritario reside en el tipo de cambio

Desde el punto de vista de política monetaria consideramos que el tema prioritario desde el BCCR reside en el tipo de cambio, ya que una de las principales vulnerabilidades del país está en la dolarización de la economía y el poco margen de acción que tiene la entidad para hacer frente a shocks externos.

Con el tema de tasas de interés, es importante el trabajo en coordinación con el Gobierno para evitar un aumento desmedido de las tasas de interés en el mercado ante el problema fiscal que enfrentamos; y en balance, sería trabajar para que la oferta de colones sea más competitiva en el país y que permita mejorar su margen de acción sobre la política monetaria.

Su visión como economista del FMI, al estar tantos años fuera del país, lo incentivaría a laborar bajo una visión distinta para afrontar la realidad local.

Mauricio Hernández

Gerente

Prival Securities

Debe tener dos objetivos, no solo controlar la inflación

Actualmente muchos bancos centrales del mundo tienen al menos un doble objetivo y no solo uno como ocurre con el nuestro.

Para el BCCR su meta es la inflación, cuyo objetivo lo mantiene en un 3% ±1%, desde hace varios años. Pero, por ejemplo, la Reserva Federal de Estados Unidos no solo debe velar por la estabilidad de los precios, sino que tiene responsabilidades de cara al crecimiento y con ello hacia el empleo.

El BCCR debe valorar esta doble tarea que requiere el país en el marco de su independencia administrativa. No es posible que no haya una adecuada coordinación con otros importantes actores del ámbito económico y financiero del país.

Sin abandonar su autonomía, está llamado a tomar en cuenta el accionar de otras entidades y actuar consecuentemente. El liderazgo en la coordinación de un foro que atienda esa necesidad corresponde al ente monetario con el fin de otorgarle objetividad al proceso y alejarlo de los manoseos políticos.

En la actual coyuntura económica nacional el bajo crecimiento que se muestra puede ser contrarrestado con una adecuada política de manejo de tasas de interés. Nuestro equipo considera que las tasas de corto plazo del BCCR se encuentran relativamente altas. Esto ha afectado la gestión de la Tesorería Nacional pues los ahorrantes prefieren entregar sus recursos de corto plazo al BCCR y no al fisco. Esta condición junto con la incertidumbre fiscal produce una muy baja colocación de crédito al sector privado lo que impacta a su vez en el comportamiento de la economía.

Danny Suchar

Analista financiero

Universidad Latina

Abaratar créditos en moneda local y una leve devaluación

De todas las variables macroeconómicas en las que el BCCR puede reforzar con su política económica, me centraría en abaratar los créditos (en moneda local), una leve devaluación del dólar americano (ubicarlo en ¢600 por dólar) y mantener un objetivo de inflación dentro del rango meta como viene haciéndolo en los últimos años.

Incentivar que el sistema financiero nacional posea tasas de interés en moneda local bien accesibles (baratas), podrá reactivar la economía nacional que viene mostrando síntomas de desaceleración en los últimos meses.

Al saber de antemano que los intereses en moneda extranjera estarán subiendo (tanto por los ajustes de la Fed como el riesgo país), lo importante es reforzar el mensaje en la economía nacional brindando tasas de interés en colones bien atractivas.

Una leve devaluación en el tipo de cambio, ubicándolo en ¢600 por dólar, apoyaría al sector exportador a recuperar cierta competitividad en el mercado internacional, el turismo podría verse afectado de forma positiva y la Inversión Extranjera Directa evaluaría la posibilidad de seguir colocando sus flujos de dinero en nuestro país, impactando positivamente a muchos sectores directos e indirectos

¿Quién es?

20180805202007.rodrigo-cubero.jpg

Nombre Rodrigo Cubero-Brealey

Puesto Presidente del Banco Central

Anterior Jefe adjunto de división en el Instituto de Capacitación del FMI.

Estudios Doctor en Economía de la Universidad de Oxford, Maestría de la Universidad de Essex, licenciatura en Derecho de la Universidad de Costa Rica.


Ver comentarios