Robots invaden China ante buen salario
Enviar
Robots invaden China ante buen salario

 Kuka AG, el mayor fabricante de robots industriales de Europa, está creando un centro regional en China para aprovechar el crecimiento de las ventas en el país con la población más numerosa del mundo, donde el aumento de los salarios hace crecer la demanda de equipos automatizados para fábricas.
La compañía alemana incrementará su capacidad de montaje en China de menos de 1.000 unidades hace dos años a 5.000 este año, dijo el máximo responsable ejecutivo Till Reuter. China se convertirá en un centro de aprovisionamiento, producción de componentes y montaje para toda la región asiática, mientras que la investigación, el desarrollo y la mayor parte de la producción permanecerán en Alemania, agregó.

“China sola compró 15.000 robots el año pasado y esperamos que esa cifra se eleve a unos 20.000 este año”, señaló Reuter en una entrevista. La meta de la compañía de tener un margen operativo de 10% en la división de robots “está al alcance”, luego del 9% registrado en el cuarto trimestre, apuntó.
El aumento de los salarios, la búsqueda de calidad y las demandas de mayor velocidad de producción están impulsando a la industria manufacturera china a comprar más robots, ayudando a las compañías europeas como Kuka y ABB Ltd. a convertir empresas poco activas en centros de ganancias. Los robots de Kuka ahora tienen el doble de rentabilidad que la mayor filial de sistemas de la compañía, y ABB logró que su división de robots pasara de dar pérdidas a producir ganancias en 2010.
En Kuka, los ingresos de la robótica treparon 84% entre 2009 y 2011, en tanto clientes como Volkswagen AG y Daimler AG compraban equipos para fábricas nuevas y China se convertía en el mayor mercado automotor del mundo. La empresa el año pasado tuvo órdenes de compra, ventas y ganancias operativas récord.
Aunque la demanda china hasta ahora se vio impulsada por la producción automotriz, Kuka en la actualidad busca intensificar su actividad con clientes de otras industrias. Los fabricantes de semiconductores, dispositivos electrónicos, productos alimenticios y bebidas son algunos de los mayores compradores de robots industriales, según los datos de la Federación Internacional de Robótica con sede en Fráncfort.
Si bien China no publica datos amplios sobre salarios, el gobierno fija metas para los aumentos del salario mínimo, apuntando a un incremento anual de 13% para el período de cinco años que termina a fines de 2015. Entre 2000 y 2007, esa medida casi se duplicó, de acuerdo con la base de datos mundial de la Oficina Internacional del Trabajo.
Alrededor de trece provincias chinas elevaron el salario mínimo en el primer trimestre de 2011 en un promedio de 21%, dijo la OIT en su informe sobre Tendencias Mundiales de Empleo 2012, publicado el 24 de enero, y los salarios aumentarán aún más en el mediano plazo conforme el crecimiento de la mano de obra comience a desacelerarse por razones demográficas.
Reuter dijo que el aumento de los salarios en China hace que invertir en robots sea una ecuación simple.
“Todo se reduce a la siguiente pregunta: ¿a qué costo un robot puede hacer el trabajo más eficientemente?”.

Bloomberg

Ver comentarios