Logo La República

Miércoles, 22 de mayo de 2019



NOTA DE TANO


Roberto Córdoba debería ser el volante central de la Liga

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 06 mayo, 2019

Córdoba, pilar del mediocampo norteño

Se me quedó pegada una frase de Hernán Torres al término del partido que Alajuelense le ganó a Guadalupe: “Necesito un volante central para la próxima temporada”.

De ella me guindo para comentar el caso de un futbolista cuya historia en el fútbol costarricense se repite mil veces por el escalofriante temor de los técnicos a darle minutos a sus jóvenes talentos.

Hace rato, pero hace muchísimo rato, que escuchábamos que en el prodigioso kínder de Alajuelense jugaba un “carajillo” con muchísimas condiciones: Roberto Córdoba.

Sin embargo, se quedó varado; ningún entrenador de la Liga se animó a abrirle el espacio en la primera división. Su caso específicamente en Alajuelense es repetitivo y traumático.

Futbolista con proceso de selecciones nacionales menores, fue cedido, prestado, vuelto a llamar y vuelto a prestar por el pánico de los técnicos manudos a dar minutos a la cantera. Prefieren lo consolidado, aunque sea ajeno.

Córdoba deambuló de aquí para allá y de allá para acá hasta que recaló en San Carlos prestado por Alajuelense. ¡Vaya ironía, se presta lo que no se tiene!

El aún joven Roberto cayó en manos de Luis Antonio Marín, quien se sabe de memoria esa historia incomprensible de préstamos del talento manudo y que ha padecido en familia la falta de real oportunidad de juego a su hermano Esteban, hoy lesionado, pero con antecedentes similares a los de Córdoba.

Fue tanta la calidad de fútbol que el mediocampista le aportó al cuadro norteño, que su entrenador se vio obligado a retrasar como defensa a su volante central y capitán, Carlos Acosta, para entregarle a Córdoba la titularidad en la medular, curiosamente al lado de otro prestado, Christian Martínez de Saprissa.

La Liga no necesita de ningún volante central: tiene a Luis Garrido, el mejor de los hondureños, y recupera a Luis Sequeira y puede llamar a Roberto Córdoba. Soltaron de forma increíble a Esteban Rodríguez hoy en Grecia, porque perdieron a Jean Carlo Agüero que será central de Saprissa en el Apertura, en decisiones absurdas e incomprensibles.

Entonces, por puro miedo, por temor a dar titularidad a los talentos, a los que van para arriba como hizo el mismo Marín con Aarón Salazar, nos sale este nuevo cuento ahora del señor Torres de que necesita un volante central para el equipo, desechando a esa “joyita” de futbolista que es Roberto Córdoba. “Cosas veredes, amigo Sancho”.

[email protected]