Rivalidad petrolera entre Arabia Saudita e Irán se intensifica
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Arabia Saudita e Irán no ceden terreno en su guerra por la participación en el mercado, pocos días después de que la OPEP anunciara una reunión oficiosa para discutir las formas de estabilizar los precios decrecientes del petróleo.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo informó el lunes que sostendrá conversaciones informales al margen de una conferencia en la capital de Argelia el próximo mes. Arabia Saudita, el mayor exportador de crudo del mundo, anunció a la OPEP que incrementó su producción petrolera a un récord de 10,67 millones de barriles diarios en julio, según dos personas con conocimiento de los datos. La producción de Irán ha subido a 3,85 millones de barriles diarios, informó la agencia de noticias Fars, citando al ministro de Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh. Tal cifra es la mayor registrada desde el 2008, según datos recopilados por Bloomberg.

“Esto solo da una señal a los mercados de que los saudíes no están aquí para retroceder, especialmente ante los iraníes que traen más petróleo al mercado”, dijo Abhishek Deshpande, analista de Natixis SA en Londres, en una entrevista televisiva con Bloomberg. “Dudo que se llegue a algún acuerdo concreto a pesar de que existan conversaciones”.

Arabia Saudita comúnmente extrae más petróleo en el verano para cumplir con la alta demanda energética nacional por el aire acondicionado. El reino también está inmerso en una batalla por una participación en el mercado con su rival Irán y redujo los precios a sus clientes en Asia, el mayor mercado para ambos exportadores. El miércoles, Kuwait también rebajó sus precios a Asia, aumentando el descuento de $2,65 por barril para septiembre frente a los $1,70 por barril en agosto.

Los productores más pequeños de la OPEP, que han encabezado los llamados a limitar la producción del grupo, no pudieron hacer nada ante el desplome de los precios que bajaron hasta un 50% desde mediados del 2014. El último esfuerzo por congelar la producción en abril, que también incluyó a Rusia considerando que no es un país miembro de la OPEP, colapsó después de que Arabia Saudita exigiera que Irán formara parte del acuerdo. Irán aún se opone a cualquier límite a su producción, mientras el país intenta recuperar su participación en el mercado a los niveles previos a las sanciones de producción total de la OPEP antes de contribuir a cualquier tipo de suspensión de la producción, según un delegado de la OPEP que solicitó no ser identificado.

Los países de la OPEP no están presionando para revivir la propuesta cancelada de abril, dijeron dos delegados del grupo la semana pasada y los analistas no esperan que se llegue a ningún acuerdo.

“Estas discusiones planificadas por la OPEP podrían ser consideradas por algunos como una posibilidad económica para intentar estabilizar el mercado”, dijo Eugen Weinberg, responsable de investigación de materias primas de Commerzbank AG en Fráncfort. “Es más probable que sea una manera de profundizar la destrucción de la confianza del mercado en la OPEP, mientras la organización da la voz de alarma una vez más”.


Ver comentarios