Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Riteve: ¿Le llegó la hora?

Arturo Jofré [email protected] | Viernes 11 marzo, 2011



Riteve: ¿Le llegó la hora?


Ciertos partidos han llevado el tema de Riteve a la cúspide de los problemas nacionales. De hecho fue un tema importante en la última campaña presidencial y ahora se ha transformado en un factor de negociación con el Gobierno. Riteve está desde hace años en la picota. ¿Cuál ha sido su pecado?
Si Riteve ha cometido pecados de magnitud no lo sé, por lo menos públicamente no se sabe, excepto que se trata de un monopolio extranjero. Es cierto que es un monopolio privado y, como tal, no es bueno para un mercado competitivo. Sin embargo, también es cierto que nuestro mercado está plagado de monopolios privados disfrazados, ya sea como oligopolios u otras figuras.
Antes de que llegara esta “cuestionada” empresa, una gran cantidad de talleres se repartían la revisión oficial de vehículos. Los que vivimos esos trámites recordamos el desorden, la corrupción, las anomalías a vista y paciencia de las autoridades, que adornaban el proceso de revisión vehicular. La situación fue tan extrema que, como todo lo que toca fondo, se requirió un cambio radical. Fue así como se optó por una licitación internacional y se seleccionó a Riteve.
Por años Riteve ha sido nuestro verdugo. Pero cumple el papel de verdugo porque ese es el rol que le ha asignado la normativa vigente. Y la legislación no ha hecho otra cosa que atenuar el caos que existía, sea porque los vehículos ruedan con llantas gastadas, o porque andan vomitando gases contaminantes de manera exagerada, que los frenos no frenan... El propósito de la legislación es que podamos tener una mejor calidad de vida y la empresa revisora solo debe apegarse a esas normas. Es cierto también que todavía se ven en las calles barbaridades rodando, pero se ha mejorado bastante.
Algunos añoran los viejos tiempos en que unos hacían como que revisaban y otros como que cumplían. Lo cierto es que nunca hemos tenido una revisión de vehículos tan profesional, con equipos de primera línea, con buen servicio, con precio aceptable, con seriedad y responsabilidad.
Me adelanto a aclarar algo: en dos años he sido devuelto por este verdugo llamado Riteve, una vez por un bombillo y otra por un documento, no tengo ninguna relación con ellos excepto cuando tengo que caer en sus garras, por lo que nada me une a esa empresa.
Curioso que nos preocupemos tanto cuando las cosas se hacen bien y no nos enfoquemos en tantas que andan mal. Algunos piensan que el cambio favorecería a talleres nacionales… incluso que Riteve podría competir.
Estamos partiendo de una premisa falsa: que el MOPT es una institución eficiente como para supervisar todo esto. Estoy convencido de que la revisión vehicular ha caminado bien solo por el compromiso de la empresa que la realiza.
El Ministro de Obras Públicas y Transportes ha señalado que no prorrogará por otros diez años el contrato con Riteve, lo que le habría permitido al Estado quedarse con los terrenos, instalaciones y equipos de la citada empresa. ¡Cómo nos sobra el dinero! Todavía hay tiempo para reflexionar.

Arturo Jofré
[email protected]