Enviar

Riesgos diferentes… tasas diferentes

Por siempre el mercado financiero nacional ha asumido que el riesgo de los bonos del Gobierno emitidos por el Ministerio de Hacienda y los bonos del Banco Central es el mismo.
Los argumentos en contra de esta creencia han sido muchos y claros. Entre los principales están que solo el Banco Central tiene acceso a la maquinita para imprimir nuevos colones, la regulación hace muy limitada la alternativa de que el ente emisor le preste recursos al Fisco y el Gobierno tiene solo un limitado acceso al crédito internacional, que además debe ser aprobado por la Asamblea Legislativa.
Aun así, los bonos de ambos emisores han sido valorados indistintamente, perpetuando esta creencia.
En lo que va del año esta curiosidad se ha desarticulado y los bonos del Gobierno han pasado a pagar tasas de interés marcadamente mayores a las que ofrece el Banco Central, e incluso en algunos casos las tasas que pagan bancos privados y públicos. Este es el resultado de la gran necesidad inmediata de flujo de caja que tiene el Gobierno para poder cubrir sus gastos y que lo ha obligado a captar ávidamente en las subastas, que ahora realiza semanalmente. De esta forma el Gobierno o la Tesorería Nacional se han obligado a sí mismos a pagar tasas consistentemente más altas.
Adicionalmente, la desarticulada estrategia de subastas que parece enfocada únicamente en sobrellevar el flujo de caja, captando a plazos muy cortos contribuye a aumentar aún más las tasas. De hecho, no se ha hecho público el plan de manejo de deuda pública para el año, que es un instrumento que permite a los participantes definir su propia estrategia de inversión. Por el contrario, el discurso gubernamental ha sido reiterativo en que las tasas van a subir, generando más incertidumbre innecesaria.
Esta escasa comunicación hacia el mercado apunta a una falta de comunicación interna del Gobierno. Parece que el Ministro de Hacienda tiene poca influencia sobre los encargados de determinar la forma de financiar al Fisco. El déficit estructural público no puede ser cubierto permanentemente con endeudamiento de corto plazo. Simplemente se está estrechando el flujo de caja del segundo semestre.
Incluso si se estuviera apostando a la rápida aprobación del paquete fiscal, en su forma actual o alguna alternativa simplificada, lo que está sucediendo no es consistente con una adecuada administración de la liquidez.


[email protected]
Ver comentarios