Enviar
Travesura y corona
Con gol del “Niño” Torres España vuelve a la élite del fútbol mundial
Luis Rojas
[email protected]

Un gol, una travesura, una niñada fue suficiente para pintar de justicia la final de la Eurocopa y ceñir la corona sobre las cabezas más merecedoras de ella, España.
Los ibéricos no defraudaron y ganaron una Eurocopa en la que fueron los mejores obteniendo el título en la mejor forma, siendo fieles al fútbol de toque y de inteligencia que al final de cuentas fue el que los llevó a tocar la gloria.
La cautela reinó en el arranque del juego y el primer susto fue para España, luego de un mal servicio de Sergio Ramos que Miroslav
Klose, no supo aprovechar; opción de gol que de concretarse, le hubiese dado otra cara a esta final.
España, con solo Torres en punta, equivocaba el fútbol al principio con pases largos que hacían que el “Niño” fuese presa fácil de los adultos alemanes. No obstante, poco a poco los ibéricos se fueron acentuando y pusieron en práctica su buen fútbol en piernas de Iniesta, Cesc y Xavi, quienes empezaron a trazar líneas sobre la gramilla que acabaron con la tranquilidad alemana y que a la postre provocaron que al 33’, se rompiera la virginidad en la valla del arquero Jens Lehmann, fue entonces cuando el cancerbero alemán, luego de haber andado a revolcones y de ver pegar la pelota en sus palos, tuvo que irla a sacar del fondo.
Xavi hizo el pase y Torres la travesura, superando al alemán Lahm y anticipándose a una floja salida de Lehmann.
El gol cayó a pelo para los planes del técnico Luis Aragonés, quien planteó un partido casi perfecto, porque cuando su equipo no
tuvo el balón, le cerró todos los espacios a los alemanes; hizo desaparecer a Ballack y lo aisló de toda comunicación con Schweinsteiger, Podolski y Klose.
Los alemanes no pudieron hacer su juego en la media cancha; no lograron abrir el juego por las alas con Phillip Lahnn y Frings, mientras que su batería ofensiva chocó con Marchena, Pujol y Senna; Casillas se lució rechazando centros, pero nunca remates de la artillería alemana que le quedó debiendo.
En la complementaria, solo durante algunos minutos pareció que los alemanes, esos que nunca se rinden, parecieron revivir en procura del gol que les devolviera la vida, aunque entonces los españoles empezaron a jugar inteligente y los sustos fueran del lado teutón. Recuperación, desdoble sobre el marco alemán y Lehmann trabajando horas extras. El marcador de 1 a 0, suficiente para el título y el partido desplegado por los españoles fue un justo cierre y homenaje, para una Eurocopa en la que no solo el equipo español, sino también otros como Rusia, Holanda y Portugal, demostraron que el fútbol todavía se puede jugar bonito.


El Niño creció

La figura del partido fue sin duda el delantero del Liverpool inglés, Fernando “El Niño” Torres. Su gol pasará a la historia como el que acabó con 44 años de espera de los españoles sin conquistar un título a nivel de selección.
Desde que en 1964, cuando España venció a la entonces Unión Soviética 2 a 1 y ganó su primer Eurocopa, los españoles no vivían un éxtasis de victoria como el que tuvieron ayer, gracias al gol de Torres.
El futbolista dedicó la anotación a su sobrino Hugo, de un mes y una semana de edad.
“Es un triunfo muy importante para España y para el fútbol en general, porque ha ganado el mejor”, dijo el futbolista de quien Luis Aragonés dijo que está en camino de ser uno de los mejores del mundo.
El Niño jugó en punta, aportó sacrificio, se movió con velocidad y habilidad en el ataque y antes de su gol, ya había estrellado un balón con remate de cabeza al poste derecho de Jens Lehmann.


Síntesis

1 España: Casillas; Ramos, Marchena, Puyol, Capdevila; Iniesta, Senna, Xavi, Silva (Cazorla, 65’); Fábregas (Alonso, 63’) y Torres (Güiza, 77’). D.T: Luis Aragonés

0 Alemania: Lehmann; Friedrich, Mertesacker, Metzelder, Lahm (Jansen, 45’); Hitzlsperger (Kuranyi, 57’), Frings, Ballack, Schweinsteiger; Podolski y Klose (Gómez, 78’).

Gol: 1 a 0, al 33, Fernando Torres.
Arbitro: Roberto Rosseti (ITA). Bien.
Estadio Ernst Happel de Viena.
Ver comentarios