Enviar
Cada uno en su territorio y sin poner un pie donde su vecino, autoridades de ambos países se reunieron para acordar “una nueva cita”
Reunión con Nicaragua marcada por matices risibles
El 5 de mayo, en Guatemala volverán a la mesa de negociación para discutir protocolo conjunto de seguridad fronteriza

En momentos en que el presidente nicaragüense Daniel Ortega goza de la mayor popularidad de cara a los comicios de noviembre próximo donde busca su reelección, las relaciones con Costa Rica van de lo sublime a lo ridículo.
Un claro ejemplo de ello fue la reunión que ambas naciones tuvieron ayer en la línea fronteriza.
En plena zona limítrofe, ayer las autoridades de los dos países se sentaron a dialogar, pero eso sí, cada una en su propiedad.
Se prefirió instalar dos toldos al aire libre, uno en cada territorio y cortar la malla que servía de división física entre ambas naciones, como solicitó la delegación de Nicaragua, antes de ceder e incursionar en suelo vecino.
La situación fue tal, que los periodistas presentes en el encuentro, para obtener declaraciones de las comitivas, debían cruzar la llamada “guardarraya” y hacer las entrevistas en el país del entrevistado.
Al final, el resultado del encuentro fue solo uno: acordar una nueva reunión.
Lo suscitado ayer refuerza la tesis de que no existe mejor estrategia para llegar a la presidencia de Nicaragua, que generar un conflicto con Costa Rica en la zona fronteriza del río San Juan.
Esa misma táctica, en el pasado les dio frutos a los mandatarios Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños; ahora le da réditos a Ortega.
Casi el 50% de la población nicaragüense apoya la reelección del Presidente nicaragüense, de acuerdo con una encuesta publicada ayer por el Diario La Prensa, de la nación del norte.
“El diálogo que se dio hoy (ayer), no debió darse, pues es una parodia, un teatro montado a favor de los intereses de Ortega, que ha sido utilizado por la prensa nicaragüense para fortalecer su reelección”, dijo Francisco Barahona, analista político.
“Claramente el tema de Isla Calero ha posicionado al Presidente nica como defensor de los intereses patrióticos de Nicaragua”, añadió.
Mientras la popularidad de Ortega mantiene una tendencia al alza desde que se generó la invasión militar a Isla Calero, la relación diplomática con Costa Rica se va deteriorando.
Ayer solo se pudo acordar que el próximo 5 de mayo, una delegación de Costa Rica, encabezada por Walter Navarro, viceministro de Seguridad, y otra de Nicaragua, jefeada por Carlos Najar, viceministro de Gobernación, se sentará a dialogar en Guatemala, para evitar otro inconveniente como el que se presentó en la zona limítrofe.
La intención es crear un protocolo conjunto de seguridad fronteriza, principalmente para luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado.
Inicialmente, las medidas de contingencia se planearían para las zonas aledañas al área de exclusión en Isla Calero, demarcada por la Corte Internacional de Justicia, el pasado 8 de marzo.
Si bien se programó una nueva cita, el encuentro no cumplió con las expectativas de la delegación nacional, ya que tenía previsto que en ella se conversara sobre algunos puntos del protocolo. Ello, tomando en cuenta que los locales llevaban un texto borrador sobre el tema.
“Esperábamos conversar a fondo sobre el protocolo, pero no se pudo. Nosotros tenemos ya un protocolo que creemos puede ser la base de la discusión del 5 de mayo; de momento, en los próximos días, enviaremos una copia a las autoridades nicaragüenses para que conozcan nuestra propuesta”, explicó el vicecanciller Carlos Roverssi.
Entre tanto, las autoridades nacionales planean convocar otros encuentros, pero esta vez para conversar sobre la protección ambiental de Isla Calero; por ello, tras conocerse el informe de la inspección realizada por la Convención Internacional de Humedales (Ramsar), Costa Rica solicitará una nueva reunión.
Las delegaciones de Nicaragua y Costa Rica se reunieron ayer en un remoto punto de la frontera común.
La comitiva costarricense estuvo liderada por el vicecanciller Roverssi y Navarro, así como por Kattya Rodríguez, directora general de Migración y Extranjería y equipos técnicos de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Seguridad Pública, entre otros funcionarios.
La representación nicaragüense estuvo integrada por Najar; Róger González, jefe de la Fuerza Naval del ejército, y Leonel Gutiérrez, jefe de la secretaría del ejército.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios