Enviar
Lo más destacado


1. Fannie y Freddie necesitarían un rescate

Fannie Mae y Freddie Mac se desplomaron a principios de semana a mínimos de casi 18 años en las operaciones en Nueva York por temor a que el Gobierno tenga que rescatar las dos financieras hipotecarias y barrer con los accionistas que tienen sus acciones comunes.

2. Intel invade nicho de mercado de AMD

Intel Corp., el mayor fabricante de semiconductores del mundo, presentó un nuevo chip que controla directamente la memoria en los ordenadores, invadiendo uno de los últimos nichos de mercado dominados por Advanced Micro Devices Inc. Por primera vez Intel combina las funciones de memoria y procesamiento en un solo chip, en lugar de usar dos. El resultado es un procesador que ayuda a buscar datos y realizar cálculos más rápido.

3. Auge del real brasileño llega a su ocaso

Brasil está atrayendo a celebridades de Estados Unidos a un ritmo inusitado, lo que contribuye a un déficit de la cuenta corriente que ha llevado a firmas de Wall Street como Goldman Sachs Group Inc. y Morgan Stanley a predecir el fin del auge de un 83% registrado por el real a lo largo de los cuatro últimos años.

4. Wii de Nintendo enfrenta demanda judicial

Nintendo Co., el fabricante de la consola de juegos más vendida, fue demandada por Hillcrest Laboratories Inc., un laboratorio de electrónica de Maryland que sostiene que sus inventos para el control de movimientos son usados en el sistema Wii.

5. Banco chino es el más rentable del mundo

Industrial & Commercial Bank of China Ltd. ganó un monto récord de 64.500 millones de yuanes ($9.420 millones) en el primer semestre para convertirse en el banco más rentable del mundo. La estrategia de centrarse en los préstamos nacionales lo ayudó a evitar la crisis mundial del crédito. Su beneficio neto subió un 57%, dijo el banco de Pekín, con lo que rebasó el beneficio de $7.720 millones obtenido por su rival más cercano, HSBC Holdings Plc. Los beneficios por acción subieron a 0,19 yuanes.





Hecho Principal:
Venezuela extiende poder estatal

El Gobierno de Venezuela extendió su control sobre la economía con acuerdos para asumir cuotas mayoritarias en las filiales locales de las compañías cementeras Lafarge S.A. y Holcim Ltd., y tomando las fábricas de Cemex SAB.
El Gobierno tomó el control operativo de la filial de Cemex, el mayor productor en Venezuela, al no poder alcanzar un trato con la compañía en al menos diez reuniones, dijo el ministro de Energía, Rafael Ramírez.
Partidarios vestidos con camisas rojas, que agitaban banderas venezolanas, acompañaban a Ramírez. También participaron en la toma de control, jueces y hombres de la Guardia Nacional, informó Globovisión.
El presidente Hugo Chávez dijo en abril que nacionalizaría las compañías de cemento como parte de un plan para garantizar el control estatal de industrias estratégicas. Chávez intenta llevar a cabo lo que llama “socialismo del siglo XXI”, y su Gobierno ha nacionalizado la mayor compañía telefónica del país y una planta de acero, como también activos de empresas de capital riesgo compartido y de electricidad.
“El Gobierno logró un acuerdo con las compañías menores pero no con la mayor”, dijo Asdrúbal Oliveros, director de la firma consultora Ecoanalítica, de Caracas. “Si las negociaciones con Cemex se suspenden y entran en enfrentamiento, no beneficiaría a ninguna de las partes”.
Venezuela comprará el 89% de la filial local de Lafarge, de París, por $267 millones y el 85% de Jona, filial de la empresa suiza Holcim, por $552 millones, dijo el vicepresidente Ramón Carrizález.
La cantidad que se dijo que se pagará a Holcim es “un precio justo”, dijo en una nota Patrick Appenzeller, analista de Helvea en Zúrich. “En principio”, se ha conseguido un trato sobre el precio aunque aún está sujeto a la diligencia debida, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico el fabricante suizo de cemento.
Cemex está buscando una compensación de $1.200 millones, dijo Ramírez, describiendo el dato como “muy pero muy superior” al valor de las plantas. En nacionalizaciones pasadas, el Gobierno ha continuado las conversaciones después de tomar el control de compañías.
Cemex, en un comunicado de dos párrafos, confirmó que el Gobierno tomaría el control de sus operaciones.
La suma de las tres compañías a las empresas cementeras estatales existentes le dará al Gobierno una cuota del 98% de la industria cementera del país, dijo en un comunicado la compañía estatal de energía Petróleos de Venezuela SA.
“Las fábricas de cemento pasarán a manos del Estado, como ocurrió con Sidor, como ocurrió con la zona petrolífera de la Faja de Orinoco, como ocurrió con Cantv”, dijo Chávez, refiriéndose a pasadas nacionalizaciones. “Todos estos son pasos hacia el socialismo”.
El Gobierno venezolano está nacionalizando una mayor parte del sector cementero de lo previsto, dijo Appenzeller, de Helvea, quien le da una nota de “comprar” a la acción de Holcim. Chávez dijo en abril que el país planeaba nacionalizar al menos 60% de todos los productores extranjeros de cemento que operan en Venezuela.
La nacionalización por parte del Gobierno contribuirá a impulsar las obras de viviendas, dijo el líder venezolano el 3 de abril. El Presidente dice que sus intentos por promover las compañías dirigidas por el Estado, crear empresas de capital riesgo compartido con compañías privadas e imponer topes de precios para algunos bienes ayudarán a redistribuir la riqueza de los oligarcas entre los pobres.
Ver comentarios