Respiran de nuevo los hospitales
Enviar
Respiran de nuevo los hospitales

Como el mago que saca un conejo del sombrero, las autoridades de la Caja de Seguro Social inyectaron casi ¢9 mil millones a la mayoría de los hospitales, clínicas y centros de salud.
Esto después de señalar que no contaban con dinero para restablecer la atención de emergencias durante las noches en seis hospitales que dejaron de prestar este servicio desde julio.
Aunque en su momento clamaron por la aprobación de un presupuesto extraordinario por ¢18 mil millones ante la Contraloría, ahora señalaron que el nuevo respiro fue posible gracias a los esfuerzos de optimización del gasto, que permitieron obtener recursos para las partidas que presentaban un compartimiento negativo.
Esto tras monitorear el comportamiento presupuestario y las partidas de servicios personales variables, dijo Gustavo Pacheco, gerente financiero de la Caja.

Se ha realizado un gran esfuerzo por optimizar el gasto y producir ahorros en consumo de energía, papelería, traslados, viáticos, conversión de guardias por disponibilidades médicas, optimización de recursos y apertura de segundos y terceros turnos, encontró el análisis.
Entre los centros beneficiados se encuentran los hospitales Tomás Casas de Golfito, Escalante Pradilla de Pérez Zeledón, Tony Facio de Limón, el San Francisco de Asís en Grecia, el San Rafael de Alajuela, el Geriátrico y el Chacón Paut, así como las áreas de salud de Buenos Aires, Matina, Coto Brus, Cariari, Talamanca Guácimo, Valle La Estrella, Atenas, Coronado, Goicoechea.
Durante setiembre y octubre se realizará una nueva valoración para determinar qué centros requieren apoyo del nivel central de la Caja para finalizar el año y garantizar la continuidad de los servicios.
La Caja planea cerrar el año con recursos propios, gracias a que mantiene la lista de proveedores al día, reforzó las partidas deficitarias y mantiene reservas de capital de trabajo cercanas a ¢35 mil millones.

Johnny Castro
[email protected]

Ver comentarios