Enviar
Mantendría inversión extranjera, exportaciones, crédito y los ingresos por turismo
Rescate en EE.UU. tendría buen efecto a nivel local

• Analistas consideran que reactivar el sistema financiero de EE.UU. suavizaría sus efectos negativos en nuestro país

Wilmer Murillo
[email protected]

El plan de $8 billones anunciado por Estados Unidos para hacer frente a la crisis traería beneficios para Costa Rica.
La gran inyección de millones en el circuito económico se ha previsto para reactivar el sistema financiero de Estados Unidos, donde una serie de sombríos informes económicos sugiere que la economía se hunde velozmente en una recesión, con una reducción del crédito que ahoga el consumo y también la inversión.
A Costa Rica ese plan le vendrá bien, porque si no se actuara de esa manera las exportaciones se verían afectadas, caería la inversión extranjera directa y los ingresos por turismo, dijo Thelmo Vargas, economista.
No obstante, otros analistas perciben riesgos como resultado del plan de rescate.
“El principal riesgo que se corre es que una vez estabilizado el sistema, esta cantidad masiva de dinero puede resultar en un periodo de hiperinflación”, consideró Fernando Estrada, gerente de estrategia de INS Valores.
En ese momento, es probable que el dólar sea abandonado como moneda de refugio y de reserva del mundo y pierda su valor de manera rápida y pronunciada, agregó.
Eventualmente esta liquidez va a empezar a fluir por el sistema y empezará a llegar a Costa Rica principalmente por medio de los bancos internacionales y sus subsidiarias en el país.
Aunque en un principio empezaría a abaratar el crédito y estimular la demanda, si no se controla esta liquidez, puede llevar al congelamiento de las inversiones de largo plazo por incertidumbre ante un episodio de inflación elevada o hiperinflación.
No obstante, una vez que finalice el proceso de despalancamiento y se recupere la actividad económica, esta liquidez que ha sido inyectada al mercado será una fuente inflacionaria.
Las medidas de inyección de liquidez y capitalización son temporales y pueden ser deshechas, planteó por su parte Thelmo Vargas.
“Apenas pase la crisis el Estado debe volver a recoger lo que invirtió, por lo que implica además que los pagadores de impuestos no pierdan, por tratarse de una inversión temporal para el salvamento de empresas”, dijo.
Otros economistas piensan que las medidas van a mejorar la liquidez del sistema financiero, pues actualmente ni los bancos se están prestando entre ellos. Esta tesis es defendida por Oswald Céspedes.
En el caso de Costa Rica, todos los bancos excepto los estatales están ligados a alguna matriz internacional. De modo que con parte de esta liquidez que se trasmitirá a los bancos locales podrán seguir fluyendo los créditos.
La medida implica que definitivamente el presidente electo Barack Obama tiene un plan para atacar la crisis, y en el caso de Costa Rica “deberíamos esperar beneficios”, dijo Orlando Soto, gerente del Grupo Financiero Acobo.
Como resultado de esta crisis, el país comienza a sufrir desempleo al frenar desarrollos inmobiliarios, reducir las exportaciones y el turismo, todo sumado a la falta de crédito local. “De modo que de este plan esperaríamos un suavizamiento de la crisis y sus efectos”.
Aunque esta capitalización dejara a Estados Unidos con un déficit monstruoso de $3 billones, en el corto plazo no afectaría la inflación, explicó por su parte Isaac Castro, analista de Interbolsa.
Si Estados Unidos logra el salvamento ya sea vía deuda entre ellos o con el resto del mundo, podrá mantener sus niveles de consumo, y “nuestras exportaciones contribuirán a ese nivel de consumo”, señaló Castro.

Ver comentarios