Enviar
Ingreso de divisas y resfrío de la economía ayudarán a conservar precios, estiman economistas
Repunte del dólar no llegaría este año
Repunte se espera para inicios de año

El nerviosismo que puede generar un repunte inesperado del dólar en este momento está infundamentado. La moneda estadounidense es por mucho más fuerte que la local, pero su recuperación se vislumbra no antes de finalizar el año.
El volumen de transacciones diario se mantiene en los $11 millones, la economía crece muy lentamente y por eso no se da una demanda más fuerte de dólares.
Además, el capital que moviliza el sector de servicios y la inversión extranjera directa compensa el desbalance de la cuenta comercial.
Pero, en algún momento, la moneda fuerte recuperará el camino en la búsqueda del techo de la banda del sistema cambiario.
Ese momento no se vería hasta el año próximo, después de la actividad de diciembre que siempre trae al suelo el tipo de cambio.
Tener noción del momento cuando el dólar rebotará es de suma importancia, ya que la banca privada por ejemplo, le da mayor impulso al financiamiento en esa moneda.

Ese tipo de situaciones obliga a la gente a tomar decisiones sobre aceptar o no ofertas que actualmente se dan en la divisa norteamericana.
“En tanto nuestra economía no vuelva a crecer a niveles del 5% me parece difícil que el dólar suba. Lo que sí sucederá es que se mantenga la tendencia especulativa motivada por algunos actores del sector financiero, que promuevan subidas y bajas no sostenidas”, consideró Léiner Vargas, director del Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo.
Otro factor que ayuda a descartar que este año el dólar retome el vigor es que a partir de finales de octubre, las empresas multinacionales preparan sus cuentas para pagar impuestos y beneficios como aguinaldos a sus empleados.
Gran parte de este dinero proviene del exterior, por lo cual las empresas deben colonizar esos recursos que tienen en dólares. Todos los años, desde que se aplica el modelo de bandas, el tipo de cambio cae en noviembre y diciembre por esa razón, recordó Fernando Estrada, analista independiente.
“Incluso, veo que en esos meses el Banco Central decida eliminar el piso de la banda cambiaria. Si se da la apertura efectiva de telecomunicaciones e ingresa inversión por seguros, es posible que más bien baje a ¢510 para esa época”, amplió Estrada.
Pero, reconoce que en el mediano plazo, el dólar tiene que subir. Existen riesgos como el comportamiento del precio del petróleo, la situación de las tasas de interés y la evolución de la crisis fiscal que padecen economías en Europa.
Si bien el déficit de la balanza comercial se amplía, ya esta no es razón para suponer que el tipo de cambio variará en el corto plazo, dijo Félix Delgado, analista de Cefsa.
“La balanza comercial perdió relevancia a partir del momento en que la economía de servicios tomó fuerza. También debiéramos ver cualquier cosa que afecte la oferta y demanda de dólares en el mercado”, agregó.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios