Enviar
Republicanos bloquean de nuevo debate sobre reforma financiera

Los republicanos del Senado de EE.UU. bloquearon ayer, por segunda vez en dos días, una moción para proceder al debate de una reforma del sistema regulador de Wall Street, en medio de agrias disputas sobre la medida.
El Senado, igual que el lunes, votó por la moción 57-41 pero los demócratas no lograron reunir los 60 votos necesarios para impedir las obstrucciones de sus detractores.
Los demócratas aseguran que la legislación, respaldada por la Casa Blanca, protegerá a los consumidores y conjurará otra crisis financiera, pero los republicanos se oponen a varios componentes de la medida y replican que permitirá más rescates bancarios a expensas de los contribuyentes.
En una reunión con votantes de Iowa, el presidente de EE.UU., Barack Obama, se refirió al resultado de la votación para criticar a los legisladores republicanos, a los que acusó de bloquear "una legislación para reformar Wall Street". "Eso no está bien", sostuvo.
Obama aseguró que "los estadounidenses merecemos un debate honesto sobre esta medida".
Al igual que con la reforma de salud, los republicanos mantienen que aunque es necesaria una reforma financiera, la propuesta demócrata supone otra injerencia del Gobierno federal en la economía.
Tanto lunes como martes, los republicanos del Senado votaron unánimemente en contra de iniciar la reforma y en ambas ocasiones el senador demócrata Ben Nelson abandonó a sus correligionarios y votó con los republicanos.
El líder de la mayoría demócrata en la Cámara, Harry Reid (Nevada), dejó en claro que continuará sus esfuerzos para iniciar el debate formal sobre la reforma esta misma semana.
La legislación que eventualmente salga del Senado, que cuenta con el respaldo de la Casa Blanca, tendrá que ser armonizada con la versión que aprobó en diciembre la Cámara de Representantes para su votación definitiva por el Congreso.
Entre sus principales elementos, la medida propuesta por los demócratas establece un mecanismo para la liquidación de grandes empresas que supongan un riesgo para la economía; ejerce una mayor supervisión federal del mercado de derivados, cuyo valor se calcula en $450 billones, y crea una agencia de protección de los consumidores.
La propuesta ha generado discordia en los pasillos del Congreso, ya que los republicanos aseguran que ésta sólo dará pie a más rescates bancarios y han prometido votar en contra.La iniciativa para reformar la manera en la que funciona Wall Street se produce mientras el Senado investiga las acusaciones de presunto fraude por parte de la empresa financiera Goldman Sachs, que hoy mismo defendió sus prácticas durante una audiencia del Subcomité Permanente de Investigaciones.
En paralelo, tanto el vicepresidente Joe Biden como el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, promovieron hoy en Milwaukee (Wisconsin) la reforma financiera para corregir las causas de la crisis reciente.

Washington / EFE
Ver comentarios