Enviar
Estudio alertó que diez estructuras necesitaban atención inmediata desde 2007, pero hasta la fecha no se han ejecutado las obras
Reparación “urgente” de puentes lleva dos años de atraso

• Gobierno atribuye retraso a dificultad para conseguir empresas con conocimiento para rehabilitar viaductos

• Viceministro promete que obras arrancarían a fin de año siempre que no haya apelaciones


Danny Canales
[email protected]

Hace poco más de dos años un estudio alertó sobre la necesidad de rehabilitar de forma urgente diez puentes ubicados en las carreteras más importantes del país, y esta es la fecha en que las obras no se han iniciado.
Los daños encontrados van desde grietas en la losa asfáltica hasta desgaste y erosión en las bases que sirven de soporte de las pesadas estructuras.
El problema es causado por el abandono en que han estado las estructuras, al grado de que por más de tres décadas no recibieron un solo colón en trabajos de refuerzo.
Desde enero de 2007 el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (Mopt) viene prometiendo que hará una millonaria inversión para corregir los defectos que presentan las obras.
No obstante, en el transcurso de ese periodo, el Mopt ha emitido una serie de justificaciones, desde que no tenían personal calificado hasta que se debió actualizar el costo de los trabajos por el aumento del precio de los materiales.
Ahora surgió una causa adicional y es que como resultado de la gran cantidad de años que pasó este país sin rehabilitar puentes, ninguna empresa constructora tiene experiencia suficiente en ese campo, comunicó Pedro Castro, viceministro de Obras Públicas.
“Algunos concursos tuvimos que declararlos desiertos debido a que ninguna empresa presentó oferta”, aseguró Castro.
Tampoco fue posible convencer a empresas extranjeras para que participaran en el proyecto debido a que la inversión no les era representativa, adujo el funcionario.
La nueva promesa del Gobierno es iniciar las reparaciones para finales de este año o principios del próximo, luego de conseguir que las constructoras nacionales Codocsa y Hernán Solís participaran en las licitaciones.
“Ya recibimos ofertas para los diez puentes y esperamos tenerlos adjudicados en mes y medio para enviarlos a refrendo a la Contraloría”, afirmó Castro.
En caso de que no se presenten apelaciones, la expectativa de Castro es que los trabajos comiencen en la próxima estación seca.
La inversión que se hará asciende a $15 millones y serán financiados con el impuesto que se aplica a los combustibles y con un crédito aprobado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
Aunque el informe encendió la alarma sobre la emergencia de reparar los daños de los puentes con celeridad, Castro dijo que “no hay que alarmarse de que vayan a caer”, y reconoció que aún se está a tiempo para realizar los arreglos.
La evaluación sobre el estado de los puentes fue elaborada por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA) en enero de 2007.
El análisis, que tomó como muestra a 29 de los 1.300 puentes que tiene el país, reveló que el 60% de las estructuras ubicadas en las rutas primarias ya cumplió o está por llegar al límite de su vida útil, que es de 50 años.
El Mopt debió dar mantenimiento a algunas de esas estructuras desde hace más de 30 años, de acuerdo con la normativa de la Oficina Federal de Carreteras de Estados Unidos, mediante la cual se rige la construcción de puentes en el país.
Esa
situación se agrava si se toma en cuenta que la cantidad de carga y de vehículos que circula actualmente sobrepasa los límites establecidos cuando se construyeron los viaductos.
Esos factores han hecho vulnerables los puentes a tal grado de que si no son intervenidos con prontitud se corría el riesgo de que lleguen a fallar, según el informe de hace dos años.
Para determinar cuáles eran los diez viaductos que requerían una rehabilitación más próxima se valoró el alto costo que representarían para la economía nacional si salieran de operación en caso de que colapsaran.
Ese ejercicio determinó que tres de las estructuras ubicadas en la ruta a Guanacaste, dos en la que va a la zona sur, tres en el paso que une Guápiles con La Cruz de Guanacaste, dos hacia Limón y uno en la capital, son a las que les urge intervención.



Ver comentarios