Enviar
Renault-Nissan refuerza apuesta en Brasil

Curitiba, Brasil
EFE

El presidente mundial de Renault-Nissan, el brasileño Carlos Ghosn, anunció la producción de dos nuevos modelos en Brasil y reafirmó la apuesta del grupo por este país, que, en su opinión, puede elevar la producción de los 3,4 millones de vehículos previstos para este año a unos 5 millones.
En una rueda de prensa en la ciudad brasileña de Curitiba, base de las operaciones de Renault en Brasil, Ghosn anunció que la empresa fabricará en este país el Renault Sandero Stepway, una versión todoterreno del Sandero, y el Nissan Livina.
Los dos vehículos serán fabricados en la planta de Renault en Sao José dos Pinhais, municipio del área metropolitana de Curitiba, para atender el mercado de Brasil y para ser exportados a otros países latinoamericanos.
El Sandero Stepway “será producido en Brasil y vendido en Suramérica. El grupo no tiene por ahora la intención de producirlo en otra parte del mundo”, afirmó Ghosn.
“Se trata de un producto único que será lanzado en octubre próximo en Brasil y podrá ser vendido este mismo año también en Argentina”, agregó.
Esta es la segunda vez que Brasil es escogido como base para el lanzamiento mundial de un vehículo del fabricante multinacional.
El Sandero, que fue presentado el año pasado en el Salón del Automóvil de Fráncfort (Alemania), comenzó a ser fabricado y comercializado inicialmente en Brasil.
El Renault Sandero Stepway, un todoterreno concebido tanto para su uso urbano como rural, será lanzado en octubre próximo en el Salón del Automóvil de Sao Pualo.
El Livina, una minifurgoneta compacta que tendrá versiones para cinco y siete personas, llegará al mercado en el primer semestre del próximo año.
El modelo, que ya es vendido en China, Indonesia, Suráfrica, Tailandia y Oriente Medio, estará adaptado en Brasil para ser abastecido indistintamente con gasolina o etanol.
Los ejecutivos de Nissan dijeron que por ahora no tienen planes para exportarlo a otros países latinoamericanos.

Ghosn aseguró que Brasil se ha convertido en uno de los principales focos de Renault debido a que el crecimiento de sus ventas en el país es tres veces superior al aumento del propio mercado interno.
Agregó que Renault, relativamente nueva en Brasil, ya es la quinta marca más vendida en el país.
El ejecutivo dijo que pese a que la venta de automóviles en Brasil posiblemente sufrirá una desaceleración el próximo año frente a los ritmos actuales, lo más probable es que el aumento de las ventas supere el 10%.
“Vamos a continuar viendo crecimiento en los países emergentes, pero en mi opinión ese crecimiento será más bajo en China y probablemente va a bajar un poco en Brasil. No va a haber crecimiento del 20% en Brasil”,
dijo.
“El crecimiento en los países emergentes a finales de 2009 será del 10%. Rusia y Medio Oriente estarán por encima de eso, China un poco por debajo y Brasil un poco por encima”, afirmó.
En ese sentido reafirmó su confianza en el mercado brasileño y en la posibilidad de que Brasil, que el año pasado fabricó 2,46 millones de vehículos y este año prevé una producción de 3,4 millones de unidades, alcance los 5 millones de automóviles al año en breve.
“Brasil no sólo producirá sino que venderá 5 millones de vehículos al año porque el potencial está aquí”, afirmó al referirse al bajo índice de automóviles por habitantes en el país y al aumento de la renta de la población brasileña.
“El problema es que no hay ningún mercado en el mundo que tenga tantos impuestos sobre el automóvil como Brasil. Por eso, el desarrollo del mercado brasileño depende de una reducción de los impuestos. El Gobierno puede acelerar o atrasar el proceso, pero que el país tiene ese potencial, no tengo duda”, afirmó.
Ver comentarios