Enviar
Remesas hacia América Latina caerían

Santiago
Xinhua

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) vaticinó ayer que el flujo de dinero que envían los emigrantes a sus países de origen de América Latina y el Caribe caerá este año, tras casi una década de crecimiento, debido a la crisis económica mundial y las fluctuaciones cambiarias.
En un informe difundido en su sede en Washington y en todas las capitales de la región, el BID afirma que las fluctuaciones cambiarias y la acusada crisis económica afectan los flujos de dinero enviados por los emigrados a sus países.
Las recesiones que afectan principalmente a Estados Unidos y Europa han comenzado a sentirse en las remesas. Para muchos países latinoamericanos, las remesas del extranjero están entre las primeras cuatro fuentes de ingresos y un retroceso afectará definitivamente las economías locales.
Según el BID, el año pasado los emigrados latinoamericanos y caribeños enviaron unos $69.200 millones a sus países de origen, 0,9% más que en 2007.
Pero la tendencia creciente que se vivió los años anteriores, de hasta dos dígitos, comenzó a menguar después del primer trimestre del año pasado y ya para finales de 2008 la cifra era negativa en 2%.
Para los pocos países que han reportado datos para enero del 2009, las caídas han sido hasta de 13 por ciento.
“Si bien es demasiado temprano para proyectar en cuánto podrían reducirse las remesas en el 2009, esta es una mala noticia para millones de personas en nuestra región que dependen de estos flujos para cubrir sus necesidades básicas”, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del BID.
Explicó que la crisis “castigó especialmente a industrias que empleaban a muchos trabajadores extranjeros, como la construcción, las manufacturas, hoteles y restaurantes”.
Las personas que envían remesas y sus familiares en sus países de origen también sufrieron las consecuencias de las alzas de precios de los alimentos y los combustibles, según explica el organismo en un comunicado.
El BID reconoce que las fluctuaciones cambiarias han comenzado a pesar más que antes. “Los países andinos, que reciben grandes cantidades de remesas desde España, se vieron beneficiados por la fortaleza del euro durante la primera mitad del 2008, pero desde entonces han sido golpeados por la caída del valor de la divisa europea”.
A pesar del panorama sombrío, el BID ve pocas evidencias de que los migrantes se estén preparándose para regresar ya que “han demostrado que se adaptan a condiciones difíciles”, según Moreno.
“Cambian de empleo, trabajan más horas, recortan gastos, se mudan de ciudad, hasta recurren a ahorros para seguir enviando dinero a sus familiares. El regreso a casa es una última opción”, concluyó.
Este banco es una de las pocas instituciones financieras que da seguimiento al envío de remesas, realizando informes periódicos sobre su comportamiento. También ha hecho estudios y campañas para que las remesas sean invertidas en proyectos de desarrollo en las naciones receptoras.
Entre el 27 y el 31 de este mes en Medellín, Colombia, el BID celebrará su reunión anual, donde por primera vez participará China como miembro pleno y cuyo tema principal será el análisis de la actual crisis global.


Ver comentarios