Relojes Aimant llegan a Costa Rica
Cortesía Aimant/La República
Enviar
De la mano de la empresa Imporbel, llegó al mercado costarricense la marca de relojes Aimant.
 
Su nombre proviene del francés que significa imán y describe la forma en la que muchas piezas se unen para dar vida a este proyecto. 
 
“Aimant nace del espíritu emprendedor de una familia que, después de distribuir exitosamente relojes de grandes marcas por 30 años, sintió la necesidad de crear una marca propia”, dijo la empresa. 
Bajo el eslogan: “Buscando significado al tiempo, al planeta y a la vida”, sus colores están enfocados en el agua, tierra, concreto y fuego, para hombres; mientras para las mujeres el viento y el suelo son parte de sus tonos.  
 
“Con la colección de Otoño-Invierno, Aimant busca iniciar un movimiento mundial: inspirar e invitar a las personas a vivir en el momento, a tomar riesgos y a embarcarse en las aventuras de la vida. Los colores de la colección están inspirados en elementos básicos —agua, viento, tierra, suelo, concreto y fuego— que representan el espíritu viajero de un aventurero. Un aventurero que busca conectarse con la naturaleza y consigo mismo porque entiende que el tiempo es un recurso no renovable”, finalizó la empresa en un comunicado de prensa. 
 
En la foto: Roberto Roizental, director; María Mazzei, gerente de mercadeo para Latinoamérica; Gil Porat, presidente de Imporbel, y Andrés Roizental, gerente comercial de Aimant Latinoamérica.
Ver comentarios