Relámpago de oro
Enviar
Relámpago de oro
Bolt revalidó su presea dorada en los 100 metros

9,63 segundos fue lo que duró el jamaiquino Usain Bolt para recorrer los 100 metros y reafirmarse como el hombre más rápido de los Juegos Olímpicos.
El “Relámpago”, de 25 años, ganó en Londres con una autoridad insultante por delante de su compatriota Yohan Blake (9,75) y del estadounidense Justin Gatlin (9,79).
“¿Deberían llamarle leyenda?”, le consultaron. “No, con ‘Relámpago’ es suficiente”, afirmó. Sin embargo, tampoco negó que ha dado un “paso más para ser leyenda” y que la siguiente meta será revalidar el oro en los 200 metros.

Como es costumbre en el jamaiquino no obtuvo el mejor arranque, tardó en ponerse en acción. Tanto que tuvo el peor cuarto tiempo de reacción.
“Sufrí un pequeño deslizamiento en los tacos, pero opté por asegurar y esa fue la clave”, explicó.
Sin embargo, el cohete despegó a tal velocidad que “La Bestia” Blake, campeón mundial y que estrenaba galones de favorito, no pudo reaccionar al verlo pasar.
“El entrena más duro que yo. Lo hará mejor la próxima vez porque estaba un poco nervioso en esta ocasión”, dijo Bolt.
Blake, campeón mundial en Daegu 2011, quedó más que conforme con el resultado. “Bolt es el hombre más rápido del mundo y yo he conseguido la plata. ¿Qué más puedo pedir? Ser el segundo más rápido tras Bolt es todo un honor”.
Un total de 41 zancadas fue lo que dio el atleta más rápido para romper su marca olímpica, pero se quedó a sólo cinco centésimas de su récord del mundo.
Al final de la carrera todos los competidores terminaron rebajando los diez segundos, menos Asafa Powell, que se lesionó durante la competencia.
Además, quedó fuera del podio Tyson Gay, cuarto, quien estaba destrozado al abandonar la pista. “Lo hice bien, no me puedo reprochar nada, pero me quedé corto”.
Desde los tiempos del estadounidense Carl Lewis, campeón en Los Angeles 84 y luego en Seúl 88 (por descalificación de Ben Johnson), ningún velocista había repetido título en la prueba reina de la velocidad.
Bolt lo celebró por lo alto con un estadio olímpico rendido a sus pies, ahora toca el turno de esperar los 200 metros. “Confío en que pase algo especial en los 200 metros. Es una prueba más natural para mí. Los 100 son más técnicos”. La advertencia está hecha.

Consulta: EFE y otros
Dinia Vargas
[email protected]


Ver comentarios