Enviar
Jueves 26 Julio, 2012

Reinventar la CCSS

La CCSS es uno de los pilares más importantes para nuestro desarrollo socioeconómico y para que alcancemos una patria más justa, próspera y libre, por eso es importante defenderla con la fuerza de ideas innovadoras y no repitiendo los errores del pasado.
Se confundió universalización con estatización y buenos indicadores generales de salud con buena atención médica. Los elevados presupuestos promovieron la corrupción en todos los niveles y los sindicatos lograron jugosos privilegios y disminución de rendimientos.
Una solución para los graves problemas de la CCSS desde un punto de vista conceptual, consiste en que esta no asuma la responsabilidad de atender todos los padecimientos de toda la población sino, a los graves y moderados y dejar en principio, los más comunes o sencillos a la red privada de clínicas y consultorios que ya existe.
Aquello que la Caja no pueda hacer en un plazo razonable lo debe comprar a empresas privadas en forma absolutamente transparentes. Así podría mejorar la oportunidad y calidad de los servicios médicos para los pacientes con serias enfermedades.
Lo anterior no significa aumento en costos porque pequeñas y medianas empresas privadas operan con costos inferiores a los de la CCSS.
Hacerlo todo para todos es imposible. Lo que sí se puede es dar todo a los asegurados con recursos limitados y a los que sufran enfermedades crónicas, embarazo y parto, tercera edad, niños hasta los siete años, emergencias y accidentes. Así se establecería un sistema de salud mixto.
Las cuotas quedan igual pero se establecerá un coopago para ciertos procedimientos y tratamientos, con algunas excepciones y exonerando a los pobres.
Las cuotas deben considerarse un impuesto para la salud pero como siempre será insuficiente se deben estimular pólizas de gastos médicos, la medicina de empresas con extensión a la familia y la medicina mixta. En las clínicas, extender su administración por cooperativas o asociaciones solidaristas. Para bajar las listas de espera, sacar a licitación los servicios necesarios para ser llevados a cabo por médicos privados, a un costo menor al de la CCSS. En un año todos los procedimientos deberán hacerse en un máximo de tres meses.
En cuanto a la atención médica, se deben depurar las listas de espera, establecer protocolos para buenas prácticas clínicas y un mecanismo de supervisión. Reducir burocracia.
Hay que aumentar el número de médicos especialistas en ciertas áreas. Mejorar la educación continua. Implementar un vasto plan de prevención. Mejorar infraestructura, equipo y cómputo y automatizar el despacho de medicinas. Establecer alianzas con centros médicos de EUA y Canadá para facilitar la transferencia de ciencia y tecnologías avanzadas.
En cuanto a la gestión administrativa se debe modificar la integración de la junta directiva para que sea más técnica y con mayor nivel. Evaluar rendimiento de jefaturas y programas. Iniciar un coopago para ciertos procedimientos y consultas y reducir así abusos. Revisar los mecanismos usados para asegurados sin pago o con pagos bajos. Evitar duplicaciones y despilfarro. Recortar personal administrativo en oficinas centrales. Castigar severamente la evasión y la morosidad. Analizar todas las gerencias en cuanto a transparencia y productividad.

Edgar Mohs
Médico