Logo La República

Sábado, 2 de marzo de 2024



COLUMNISTAS


Reflexiones: ¿Se deben regular las criptomonedas y los activos digitales?

Leiner Vargas lvargas@una.ac.cr | Miércoles 29 diciembre, 2021


La respuesta es sí. El desarrollo de la cripto-economía es un hecho ineludible que ningún Estado podrá obviar o dejar pasar. Los negocios encriptados basados en el desarrollo exponencial de la “block-chain” o cadena de bloques, están penetrando una gran cantidad de actividades y segmentos de mercado comercial e industrial, sobre todo el sector financiero, de seguros y de inversión. Se trata de un fenómeno que apuesta por tres grandes cambios en la forma de entender los negocios y en general, las transacciones del mundo de hoy.

El primero, las relaciones entre consumidores y empresas se acercan de manera simbiótica, los “prosumers” o consumidores que al mismo tiempo son productores se han convertido en una tendencia que propicia la eficiencia en el uso de activos de todo tipo, ahora le tocó su turno al dinero. Segundo, los costos de transacción tradicionales del sistema financiero fueron excesivamente altos, provocando que las rentas de dichas transacciones se concentraran en grandes corporaciones financieras y desprotegiendo y afectando a los pequeños negocios y en particular, a los consumidores. Con el desarrollo de las transacciones P2P y el fortalecimiento de la seguridad y privacidad de los intercambios, los consumidores y las empresas pequeñas ganan al poder brindar servicios a la medida y con beneficios altos sin costos de intermediación, más allá de los costos fijos de las cadenas de bloques o el famoso minado, para el caso del BITCOIN. Finalmente, la tendencia más insólita es que al probar ser eficaz en resolver la clásica volatilidad de las economías, producto de las estrategias nacionales de protección con tipos de cambio sobre o subvaluados, las criptomonedas han pasado a ser una salvaguarda para aquellos que no creen en la excesiva intervención oportunista de algunos Estados, favoreciendo una mayor descentralización global.

Ahora bien, cuales son los efectos colaterales de la innovación disruptiva provocada por la cripto-economía en el sistema económico. En primer lugar, la versión tradicional de los bancos quedará en segundo plano, los negocios bancarios, tanto de personas, empresas y banca de inversión perderán valor en bolsa rápidamente y deberán, al igual que la descentralización energética, reconvertir dichas actividades a servicios de valor agregado con alto impacto en sus clientes, de lo contrario, sus días como empresas de alto valor quedarán contados. Lo anterior, será un efecto directo de la internacionalización del sistema financiero, la proliferación de las empresas FINTECH y el desarrollo del mercado de cripto-activos. Estas tres tendencias sin duda crearán un efecto búmeran al sistema financiero convencional.

Para evitar que los mercados financieros retrasen el desarrollo de estas nuevas tendencias, lo que debería realizarse es una prudente e innovativa regulación que convine, la reducción drástica de los costos de transacción del sistema financiero tradicional, obligando a los bancos y entidades financieras a adaptarse rápidamente al mundo digital para reducir sus costos fijos y variables y enfrentar de mejor forma la competencia. En segundo término, debería propiciarse que las entidades financieras puedan incursionar de manera flexible en los negocios encriptados, abriendo paso a las cuentas corrientes, las cuentas de inversión y sobre todo, la transacción de activos digitales.

Para el mundo P2P lo que deberá venir es la necesidad de proteger ampliamente al consumidor financiero de las estafas, ayudándole a reducir sus riesgos de comprar, vender o intercambiar cripto-activos en todos los ámbitos, sus compras, sus ventas y sobre todo, sus inversiones. Reglamentar adecuadamente la estructura de seguridad de quienes ofrecen servicios en esta nueva esfera, deberá inscribirse como empresas formales ante el Ministerio de Economía, estar también inscritos en el Ministerio de Hacienda y pagar sus impuestos, al valor agregado como cualquier otro negocio comercial formal y reportar, de manera prudencial las transacciones superiores a 10 mil dólares ante la SUGEF, de tal manera que se evite la penetración de inversiones de dudosa procedencia a las actividades encriptadas. Los procesos de aprendizaje e incursión al mundo digital serán inevitables, por lo que el Estado deberá promover una sana educación financiera digital desde las escuelas y colegios, pasando por el fortalecimiento de los derechos del consumidor financiero, al uso de activos de manera digital encriptada.

Finalmente, para evitar las fluctuaciones cíclicas de la macroeconomía, el uso de nuevas monedas digitales ayudará de manera significativa a la inclusión financiera de las personas y de las PYMES, dado que se podrá de manera simple, tener un registro de transacciones que amparados al mundo del BIGDATA nos permitirá integrar al mundo financiero a cientos de miles de personas y macroempresas que hoy no tienen acceso al mercado financiero formal. Los créditos y ahorros en criptomonedas podrán favorecer fuertemente las tendencias al ahorro y a la transferencia de dicho ahorro a la inversión productiva, hoy que tanto se requiere para la reactivación económica. Ciertamente las funciones del Banco Central podrán ampliarse para llevar una adecuada contabilidad del manejo de relaciones encriptadas. Esto también requerida de acuerdos internacionales para favorecer el intercambio y la promoción del uso de activos globales como el BITCOIN u otros activos regionales que vendrán como el MESOCOIN.

Las dos tendencias más comunes hoy en día en este campo de la regulación han sido, el dejar pasar, asumiendo que es una tendencia de momento y pasajera. Yo le llamaría la tendencia avestruz regulatoria, que claramente no resuelve en nada la tormenta y probablemente la fortalecerá. Una segunda forma ha sido el intentar atrapar la mariposa, es decir, prohibir las criptomonedas y su uso. Esta segunda forma de verlo no es más que ilusionarse con un Estado Nación fuerte y capaz de controlar todo, inclusive la internet. Puedo decirles con la mayor seguridad que sería como decirles a los adolescentes de hoy, no consuman mariguana, algo que, por el contrario, propicia y motiva mayor consumo. La tendencia global es creciente con o sin intervención pública, las regulaciones podrían favorecer una adecuada estructuración y organización de este proceso y nuevo ecosistema de negocios, empero, siempre habrá alguno que por su interés o por su conveniencia crea que puede atrapar la mariposa.

NOTAS ANTERIORES








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.