Enviar
Recursos para campañas


Preocupados como estamos, al igual que el resto de los costarricenses, por los accidentes en las vías públicas, vemos como el Ministerio de Transporte ha empleado algunos recursos económicos en promocionar las bondades de la Ley de Tránsito.
No obstante, lo que llama la atención es que no se utilicen más bien esos recursos en campañas dirigidas a la población para cambiar sus malos hábitos, que es lo que hace falta.
La discusión y aprobación de leyes en la Asamblea Legislativa y el cumplimiento del deber de un ministerio es algo que no necesita promocionarse porque, como sabemos, se trata de aquello para lo cual están ahí los legisladores y los funcionarios de los ministerios.
Sin embargo, los presupuestos para publicidad con que cuenten las instituciones del Estado y entre ellas las diferentes carteras, sí es importante que sean dirigidos a la realización de campañas para educar a los costarricenses.
Este es un viejo tema del cual pareciera que mucho se habla a veces pero muy poco se hace. Nos referimos al acertado uso de los recursos públicos.
Aun si el dinero sobrara, no se justificaría emplearlo en publicidad a leyes o acciones que realicen los ministerios u otras instituciones en el cumplimiento de sus funciones. Mucho menos cuando generalmente todas estas entidades repiten constantemente que tal o cual cosa no se puede hacer por falta de recursos.
Las campañas publicitarias tendientes a cambiar hábitos de la población que generan accidentes u otras calamidades deberían ser una constante mantenida en los medios de comunicación, ya que se sabe de sus buenos resultados.
La gestión de la Asamblea Legislativa y de los ministerios no se constata por medio de publicidad sino por sus realizaciones.
Ver comentarios