Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Recupere su figura después del embarazo en tres pasos

Javier Carvajal [email protected] | Martes 14 agosto, 2018

Mujeres haciendo ejercicio
Frecuencia, intensidad y tiempo son las claves del ejercicio. Cortesía Nike/La República


Una de las cosas más difíciles de ser madre, es encontrar tiempo para sí misma; ya que, en muchas ocasiones, los hijos o el trabajo consumen gran parte de la energía.

Sin embargo, es de suma importancia hacer ejercicio después de tener hijos y así mantener el cuerpo en las mejores condiciones.

Ser una mamá fit no es fácil, sin embargo se puede lograr y solo se necesitan tres cosas de acuerdo con Ronald Gamboa, instructor de la cadena de gimnasios Gold’s Gym.

La palabra fit está compuesta por esos tres elementos necesarios. La “F” significa frecuencia, y es el primer paso para obtener resultados.

A la hora de hacer ejercicio es fundamental cumplir con un plan de entrenamiento para así, obtener a futuro, el cuerpo deseado.

El primer paso es ser constante a la hora de realizar ese plan, para que el cuerpo se acostumbre y se adapte a una nueva rutina.

“Tu cuerpo siempre buscará ser eficiente en lo que hagás. Si vos decís que por semana entrenás dos o tres veces y algunas ocasiones ninguna, ahí no hay un rol ni un estilo de vida”, explicó.

La “I”, equivale a intensidad. Este segundo elemento es fundamental para que haya cambios en el cuerpo a lo largo del proceso y alcanzar así el estilo de vida indicado.

“Cada sesión que hagás, tiene que ser más fuerte que la anterior. Tiene que haber un progreso. Albert Einstein decía que solo una persona loca creía que haciendo lo mismo iba a lograr cosas diferentes”, aseguró.

La “T” significa tiempo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una persona debe realizar tres sesiones semanales de una hora como mínimo para estar saludable y eso no se puede negociar.

“El ratito que sacarás para hacer ejercicio debe ser sagrado entonces tenés que desconectarte. Si cumplís con esos tres pasos se verán los resultados y mientras respetés esas tres cosas vas a estar fit”, argumentó.

Después de ser mamá el abdomen cambia, la piel se estira tras el embarazo y salen los famosos “rollitos”, pero sí se pueden quitar, según indicó el experto.

“No se consigue un cuerpo entrenado en un solo entrenamiento. Esto es como un ahorro. Si hoy compré un chanchito y le metí dinero porque necesito llegar a un monto, pero lo reviento mañana ¿que pasará ahí?”, comentó.

Sin embargo, los resultados no serán inmediatos.

Por ello, hay que tener paciencia a la hora de iniciar con un plan de entrenamiento, el abdomen plano que se quiere.

“Además de quemar grasa, es importante aumentar la masa muscular. Si no la piel se mantendrá en estado de estiramiento y no se verá como se desea”, ratificó.

De esa forma, cuando se consiguen los resultados, ya no será fácil perder el cuerpo que se desea.

“Hay un principio de entrenamiento que dice, lo que fácil llega fácil se va. Basado en eso yo quiero que me cueste mucho mi físico ideal porque si me cuesta llegar, mucho costará perderlo. Si me como una pizza o me porto un poquillo mal, no me pasará nada”, concluyó.