Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 28 Enero, 2014

Recuperar el apoyo productivo y fortalecer el ecosistema de negocios de las pymes y la agricultura requiere de una nueva institucionalidad


Reflexiones

Recuperar la política productiva

Por cerca de 30 años el Estado costarricense se dedicó a desmantelar las políticas, programas y proyectos asociados con la producción nacional. Este olvido de las políticas productivas y de innovación fue resultado de las recetas de liberalización y privatización de lo público, que se dieron en los ochenta y la década del noventa del siglo pasado en toda América Latina.
Luego de 30 años de apertura hemos de reconocer que la producción, la productividad y la innovación, sobre todo en el ecosistema productivo de las pymes y de las cadenas de producción agrícola locales, no es resultado de la mano invisible del mercado, que requiere de políticas selectivas inteligentes de apoyo a la producción nacional, de fomento a la innovación y de transferencia de tecnología apropiada.
El abandono de la política productiva fue un error para el país y se denota en los resultados de la productividad de las pymes y de las actividades agrícolas tradicionales.
Lo anterior ha terminado por empobrecer el campo y generar desempleo y desigualdad en las regiones periféricas del país.
Si bien la agricultura de exportación continuó modernizándose y se aumentó la productividad, la agricultura tradicional y las actividades industriales y comerciales para el mercado interno han carecido de oportunidades, mercado y apoyo para aumentar su productividad.
Recuperar el apoyo productivo y fortalecer el ecosistema de negocios de las pymes y la agricultura requiere una nueva institucionalidad, una agencia de productividad e innovación que genere conocimiento estratégico para estos sectores y que garantice investigación y desarrollo dirigidos al sector, crédito en condiciones especiales, apoyo a procesos de asociación y sobre todo, apoyo para aumentar la productividad y el valor agregado de las actividades, de tal forma que puedan competir con precios y estándares de calidad requeridos.
Se requiere entonces de un consorcio que permita coordinar los ministerios de Industria, Agricultura, Comercio Exterior y Ciencia y Tecnología; favoreciendo la integración con la banca para el desarrollo. Deben ser proyectos regionales articulados y orientados a favorecer el empleo y la producción con sentido social incluyente.
Nunca es tarde cuando la promesa es buena, la política productiva requiere remozarse y fortalecer un Estado más efectivo en apoyar al emprendedor, sobre todo el pequeño y mediano que produce buena parte del empleo en el país.
Si lo anterior se integra al motor existente de crecimiento basado en la inversión extranjera directa, seguramente tendremos un país que crecerá más y distribuirá el fruto de dicho crecimiento mucho mejor, en hora buena Costa Rica produce.

Leiner Vargas Alfaro

www.leinervargas.com