Recortes... salvaría al ICE
Enviar
Medida podría aliviar dificultades económicas
Recortes… salvaría al ICE

Comercialización, pago de intereses y cambio de dólares a colones en tarifas generaron más gastos

Si el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) quiere recuperar la estabilidad económica, será necesario aplicar recortes que le permitan alivianar su carga para salir a flote.
Un aumento en sus gastos y un menor ritmo en los ingresos generaron un desbalance que ha puesto en peligro a la institución, especialmente durante el último año.
Las opciones para el ICE son dos caminos lógicos: por un lado, aumentar su nivel de ingresos, generando mayores ganancias con paquetes y servicios, o por el otro, reducir lo que gasta.

Del lado de los ingresos parece difícil aumentar lo que recibe en la actualidad.
Esto porque existe una dificultad legal para aumentar tarifas que le permitan tener más ganancias. Además, hacerlo sería como dispararse en su propio pie, pues ahuyentaría a sus clientes a probar con otras empresas.
El otro camino lógico sería trabajar del lado de lo que gasta, proponiendo eventuales recortes, ya sea en lo que invierte para mantener clientes o en lo que gasta a nivel administrativo.
Ese ha sido el mayor de los pecados, pues los gastos se han incrementado en gran medida durante el último año.
En comercialización, el aumento fue del 57% durante el primer trimestre del año, en comparación con el mismo periodo del año 2011.
Eso le representó ¢18 mil millones más, en un intento por mantener la atención de los clientes para que no se escaparan a probar los servicios de las firmas Claro y Movistar.
El pago de intereses, los gastos en comisiones y hasta el efecto de tener que convertir a colones todos los servicios que cobra en dólares, son otros factores que incrementaron los gastos el primer trimestre del año.
Es algo que debe cambiar, y que ha puesto a gerentes y directivos a correr en busca de soluciones.
Las medidas comenzarían a tomarse por lo más evidente. Como no es conveniente reducir las inversiones en comercialización o en estudios para nuevos proyectos, los gastos administrativos se convierten en el plato más atractivo para sacar de la mesa.
Aunque no sea del agrado de los sindicatos, un recorte en viáticos, el pago de horas extras e incluso en una reducción de la planilla, podrían alivianar los gastos a nivel administrativo.
Entre 2007 y 2010 se habían contratado más de 3.800 plazas nuevas, muchas de ellas para atender las nuevas necesidades del sector telecomunicaciones, en tiendas, atención al cliente y ventas.
Esto en lugar de efectuar reacomodos en cargos o sectores donde pudiese existir duplicación de funciones.
Los eventuales recortes son una de las medidas que se han tomado en cuenta, pero que también ha sido ya motivo de choque con el gobierno.
Por un lado, la administración del Instituto ha manifestado que esta sería una de las opciones.
Pero ante la preocupación del sector sindical, la gobernante Laura Chinchilla dio su palabra de que no se tocarían los beneficios de los empleados como tampoco sus puestos de trabajo.
Por ello el gobierno enfrenta una gran en encrucijada.
Aplicar estos recortes podría significar un enfrentamiento en las calles con la administración Chinchilla, pero no tomarlos podría resquebrajar aún más la situación de la entidad.

Luis Valverde
[email protected]

Ver comentarios