Enviar

Hay que poner orden en Recope para que opere bien con el menor costo posible y por otro lado ver en qué se han invertido o gastado los dineros del impuesto único a los combustibles, que es uno de los factores que los encarecen


Recope, ¿debe refinar?

Las conclusiones a las que se puede llegar por la entrevista que este medio le hiciera a Sara Salazar, presidenta ejecutiva de Recope, publicada el sábado pasado, se parecen bastante a las que resultan de mirar al interior de otras instituciones: ha estado mal dirigida y administrada.
Además, los gobiernos usaron el dinero que Recope recauda por medio del impuesto único a los combustibles para otros fines que no son los que indica la ley.
Es decir, que el impuesto que pagamos por los combustibles viene encareciendo el precio de estos, pero no nos fue devuelto como se debía en infraestructura vial, lo cual hubiera ayudado a economizar en carburantes y en desgaste de los vehículos de los usuarios.
No se invirtió, en este caso, en infraestructura vial, como tampoco se hizo oportunamente en otros servicios básicos (salud, educación, seguridad). Una política por la cual ahora la población sufre consecuencias.
Hoy toca enfrentar esa herencia. Hay que poner orden en Recope (y en el resto de instituciones) para que opere bien con el menor costo posible y ver en qué se han invertido o gastado los dineros del impuesto único a los combustibles, que es uno de los factores que los encarecen.
Ese dinero no se queda en Recope sino que pasa al Ministerio de Hacienda, que por ley debió usarlo para infraestructura vial.
Escudriñar acerca de la forma en que se han administrado los dineros públicos es la base para entender una buena parte de la ineficiencia o inoperancia de algunas de nuestras instituciones a fin de corregir los problemas.
Las entidades públicas dependen siempre de las decisiones de quienes están a su cargo como jerarcas y jefaturas medias.
Por otra parte, queda, desde luego, el tema de si se mantendrá Recope como institución o no. En este sentido, pareciera que la intención del gobierno es mantenerla reorganizándola para que sea eficiente.
Además se ha de estudiar el punto de si Recope debe volver a la función que abandonó en 2011 de refinar combustibles.
Habrá que conocer en detalle cuáles fueron las negociaciones a que se llegó con los chinos para ese fin y comprobar que sean de beneficio para el país, incluida la empresa Soresco, creada a raíz de un acuerdo entre el Gobierno de China y el nuestro.
Mientras tanto, tendremos que seguir utilizando los combustibles tradicionales, pero las decisiones deberían tomarse pensando en que ya Costa Rica está en situación de tener que llegar a un acuerdo nacional sobre una nueva matriz energética.
Por ello, lo que se haga por ahora, debe resolverse tomando en cuenta el carácter temporal de la medida.
 

Ver comentarios