Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



NACIONALES


Reciclaje se sostiene con iniciativas privadas

Redacción La República [email protected] | Martes 02 junio, 2009



En el país existen al menos 99 empresas que se dedican a luchar contra el desperdicio de los recursos
Reciclaje se sostiene con iniciativas privadas
En Costa Rica son pocos los gobiernos locales que trabajan en el manejo de residuos

A pesar de que la protección ambiental es un tema que debería recaer sobre los hombros de todos los costarricenses, actualmente el mayor peso de esta responsabilidad está sobre las empresas privadas.
Esto a pesar de que existe un Plan Nacional de Manejo de Desechos el cual obliga a los gobiernos locales a actuar en el tema, pero solo un 36% de los municipios lo implementa.
En ese sentido, mientras en otras naciones, especialmente europeas —tales como Alemania— existen reglamentos que obligan a todos los sectores a un adecuado manejo de sus desechos, en Costa Rica el único plan gubernamental concebido para tal fin apenas se cumple a medias.
En promedio, cada habitante del área metropolitana produce casi 2 kilos de residuos sólidos a diario, mientras que los pobladores del resto del país generan 1,1 kilos por día.
Los gobiernos locales desaprovechan la oportunidad de ahorrar y hasta de ganar dinero con la basura reciclable. Si estos aprovecharan el reciclaje, se ahorrarían unos ¢15 mil
millones anuales, de acuerdo con proyecciones del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal.
Esto en razón de que entre un 40% y un 63% de las 4.500 toneladas diarias de desechos que generan los hogares es biodegradable, y por lo tanto, puede ser vendido como materia
prima a distintas industrias.
Sin embargo, continúan dependiendo de los arcaicos y tradicionales botaderos de basura, además de que existe una preocupante cantidad de clandestinos que contaminarán ríos, calles y lotes baldíos.
Ante ello, la recolección y el reciclaje de bolsas o botellas plásticas, latas de aluminio, vidrio, papel y cartón, están en manos de iniciativas privadas, debido a la falta de acciones concretas para apoyar el modelo de desarrollo sostenible.
“Lamentablemente, el esfuerzo que realizan las empresas, se ve disminuido debido a que no existe apoyo del Gobierno y son pocas las municipalidades que se interesan en el asunto”, dijo Sergio González, de la Red de Reciclaje de Costa Rica.
A esta Red pertenecen grupos comunitarios, asociaciones, centros de acopio o empresas cuya finalidad es recuperar, transportar, comercializar o transformar los residuos.
Entre ellas se encuentra la empresa Kimberly Clark, la cual anualmente paga alrededor de $2,2 millones a unas 20 microempresas familiares que recolectan papel, cuya fibra recuperada se reutiliza como materia prima para la producción de papel higiénico, servilletas y toallas de cocina.

  
Yessenia Garita
[email protected]