Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



EDITORIAL


Recaudar eficientemente

| Miércoles 08 septiembre, 2010




La evasión fiscal en el país ronda nada menos que el 67%. Esto, sin duda, es un mal antecedente para pretender convencer sobre la necesidad que tiene el país de recaudar más

Recaudar eficientemente

Ante la intención del gobierno de que la Asamblea Legislativa apruebe una reforma fiscal, como era de esperar, han surgido las voces de la oposición que anuncian su negativa a firmarla.
Es verdad que la reacción no es inesperada porque cualquier idea en este sentido casi siempre puede contar con opositores. Sin embargo, en la actual circunstancia hay razones de peso que aducen quienes adoptan la posición del no. Y no son esas razones únicamente las de la crisis y la necesidad de reactivar primero la economía.
Entre ellas, la más contundente es el hecho de que la evasión fiscal en el país ronda nada menos que el 67%. Esto, sin duda, es un mal antecedente para pretender convencer sobre la necesidad que tiene el país de recaudar más para hacerles frente a los servicios que el gobierno debe brindar a la población.
Es cierto que la mayoría de los países del mundo probablemente tienen algún grado de problema relacionado con la evasión fiscal. Pero entre eso y contar con unas fronteras tan porosas y unos controles tan laxos como para permitir un 67% de evasión al fisco hay un abismo inaceptable. Hay diferentes mecanismos que podrían ser estudiados para utilizar las mejores herramientas a fin de mejorar nuestra recaudación. Se hace indispensable cobrar en forma más eficiente aquellos impuestos que ya están autorizados.
Esto, sin duda, es lo primero que debe corregirse para luego contar con este punto a favor a la hora de intentar convencer sobre la necesidad de más impuestos si es que la buena recaudación no significa aún lo suficiente.
Si bien es cierto que otros aspectos también debieron mejorarse y rendir la debida cuenta de ello, como es el caso de la austeridad en el gasto público del gobierno, antes de emprender la tarea de solicitar más impuestos, la realidad es que el punto de mayor peso se centra en la enorme evasión.
El gobierno debería contar ya con un plan que permita frenar esa fuga de lo que podrían ser recursos sanos para el fisco, con los cuales hacerles frente a las crecientes necesidades del gasto público.