Enviar
Revolucionarios dominaban anoche Trípoli
Rebeldes acorralan a Gadafi

Ofensiva en tierra tuvo apoyo aéreo de la OTAN

Los rebeldes tenían anoche el control sobre toda la ciudad de Trípoli salvo Bab al Aziziya, donde está el cuartel del líder libio, Muamar al Gadafi, dijo a Efe un miembro del opositor Consejo Nacional de Transición, Fathi Benjalifa.
El activista, contactado por Efe a través de Internet desde El Cairo, agregó que la captura de Gadafi “no era una cuestión de horas, sino de minutos”, y que solo dependía de que los rebeldes logren entrar en el complejo presidencial, que está fuertemente custodiado.
Su captura se sumaría a la de tres de los hijos del líder libio, Seid al Islam, Saadi y Mohamed. Este último se entregó después de que los rebeldes rodeasen su casa, según Benjalifa, quien no quiso revelar en qué zona de Libia se encuentra.
Pese a los tres llamamientos desesperados que lanzaba Gadafi ayer y el sábado a los ciudadanos de Trípoli para que tomen las armas y salieran a las calles a defender su régimen, todas las informaciones que llegaban desde la capital libia reflejan un rápido avance de los opositores.
Violentos combates enfrentaron a los rebeldes con las fuerzas leales al coronel Gadafi en Trípoli.
La mayoría de los barrios de la periferia fueron liberados y las brigadas del régimen gadafista se retiran hacia Bab El Aziziya, el palacio fortaleza de Gadafi.
La ofensiva en tierra tuvo el apoyo aéreo de la OTAN que bombardeó el cuartel general del líder libio y el principal aeropuerto de la ciudad.
En su discurso, Gadafi, en el que se refirió únicamente a defender Trípoli y no el resto del país, instó a hombre y mujeres, a los comités revolucionarios a salir a la batalla en Tayura, barrio oriental de Trípoli que ya ha caído en manos rebeldes, según la oposición.
“Abrid los almacenes de armas, entregadlos a las masas. ¿Dónde están los religiosos que siempre están en primera fila y buscan el martirio? ¡Que salgan de sus casas para limpiar Libia de los ratones!”, dijo Gadafi.
“No cederemos nunca, triunfaremos. ¡Adelante, adelante! ¡Alá es grande!”, remató Gadafi su alocución, después de recordar que él también sigue en Trípoli.
El portavoz del grupo rebelde de la alianza del 17 de febrero, Assil Tajouri, afirmó que los insurgentes controlan al menos el 50% del territorio de la capital y vaticinó que aumentará.
Casi al mismo tiempo, la televisión oficial libia difundía una declaración en directo del jefe de los servicios secretos del régimen, Abdallah Senoussi, que dijo que el pueblo terminará por vencer.
La comunidad internacional instó a Gadafi a dejar el poder lo antes posible para evitar más derramamiento de sangre, mientras los combates se suceden en Trípoli y los rebeldes aseguran que el régimen caerá en breve.
En la misma línea, la canciller alemana, Angela Merkel, llamó al dirigente libio a dejar el poder lo antes posible para evitar más derramamiento de sangre.
También la Liga Arabe pidió al régimen de Gadafi que entregue el poder a la población y reclamó el cese de los enfrentamientos.
En Estados Unidos, su presidente, Barack Obama, que está de vacaciones con su familia en un balneario de Massachusetts, recibió informaciones sobre la situación en Libia por parte de su asesor principal sobre seguridad nacional y antiterrorismo, John Brennan.

Argel y El Cairo/EFE
Ver comentarios