Rajoy busca en País Vasco los votos que necesita
Mariano Rajoy, primer ministro de España, se prepara para una tercera votación en el Parlamento de España. Bloomberg/La República
Enviar

El presidente en funciones de España, Mariano Rajoy, podría tener la oportunidad de acabar con el impasse político que dura ya nueve meses y evitar unas terceras elecciones sin precedentes cuando los comicios regionales en el norte del país pongan las cartas sobre la mesa la próxima semana.

Tras el fracaso de Rajoy por segunda vez en la votación de investidura el 2 de septiembre, los políticos españoles han vuelto al modo campaña, defendiendo sus propios intereses ante las elecciones del País Vasco y de Galicia el domingo. Puede que cuando se hayan contado los votos, los políticos estén preparados para llegar un acuerdo.

{l1}rajoy_mas_presionado_en_tanto_sus_aliados_reconsideran_apoyo{/l1}

Es probable que el Partido Nacionalista Vasco sea uno de los protagonistas. Tienen cinco diputados en el Congreso y se prevé sea el partido más votado en las elecciones autonómicas, pero los sondeos sugieren que podrían necesitar la ayuda del Partido Popular de Rajoy para gobernar. Esto abre la posibilidad a un pacto con el que Rajoy pueda mantenerse en el poder a cambio de su apoyo en el Parlamento vasco. En teoría, los vascos podrían elevar el número de votos de Rajoy a exactamente la mitad de los 350 escaños del Parlamento, con lo que quedaría a sólo una de abstención de la victoria.

“Las elecciones en el País Vasco y en Galicia podrían presentar oportunidad para Rajoy”, dijo Antonio Barroso, analista político de Teneo Intelligence en Londres. “Los nacionalistas vascos podrían acabar retirando la oposición a Rajoy que han mantenido durante la campaña, y un mal resultado de los socialistas en ambas regiones podría desencadenar una revuelta interna en el partido y cambiar la postura hacia Rajoy”.

Los partidos españoles están teniendo dificultades para formar un nuevo gobierno desde que Rajoy perdió la mayoría en diciembre. La frustración por la crisis económica y la ola de corrupción empujó a los votantes hacia nuevos grupos, el partido anti-establishment Podemos y los liberales de Ciudadanos. Grupos nacionalistas como los vascos y los catalanes ocupan otro puñado de escaños, por lo que ningún partido ha podido formar una mayoría, pese a repetirse las elecciones el 26 de junio.



Ver comentarios