Rabia sobre colisión refuerza enfrentamiento con Putin
Mark Rutte arriesga afectar la economía holandesa y la pérdida de puestos de trabajo como resultado de las sanciones a Rusia. Bloomberg/La República
Enviar

Rabia sobre colisión refuerza enfrentamiento con Putin

Una pausa de dos horas fue todo lo que el primer ministro holandés, Mark Rutte, consiguió para sus vacaciones de verano.
Después de llegar al sur de Alemania, en la tarde del 17 de julio, para unas cortas vacaciones, Rutte recibió una llamada del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko. A las pocas horas, estaba en un avión del gobierno de regreso hacia los Países Bajos. En el aeropuerto de Schiphol, habló con un rostro sombrío de un "hermoso día de verano que terminó completamente negro". El vuelo de Malaysia Airlines MH17 se estrelló en Ucrania en un vuelo desde Ámsterdam a Kuala Lumpur, lo que desató la sospecha de que fue derribado por los rebeldes pro-rusos.


En medio del llanto y la ira en los Países Bajos, y el escándalo en todo el mundo que produjo la muerte de 196 ciudadanos holandeses y de otros 102 pasajeros, Rutte ha mejorado su posición. Eso aumenta sus posibilidades de presidir el primer gobierno holandés en terminar un período completo en más de una década.
"Él mismo cogió el teléfono y comenzó a llamar, anticipándose a la toma de decisiones europea," dijo en una entrevista telefónica Harry van Bommel, un legislador del Partido Socialista opositor y miembro del comité de asuntos exteriores del parlamento desde 1998. "La dignidad, la velocidad y el esmero, todo eso ha sido apreciado", dijo Van Bommel.
En el enfrentamiento con el presidente ruso, Vladimir Putin, Rutte arriesga afectar la economía holandesa y la pérdida de puestos de trabajo como resultado de las sanciones. Sin embargo, sus movimientos para impulsar una investigación del desastre dirigida por Holanda y para sancionar a Rusia por no presionar a los rebeldes a cooperar, han aumentado su perfil en el extranjero y le implicaron elogios en su país, mejorando los sondeos de opinión pública que habían sido afectados por el programa de austeridad del gobierno.
Después del accidente, Rutte y su equipo inmediatamente dispusieron las prioridades del gobierno: repatriar a todas las víctimas y sus restos, investigar la causa y llevar ante la justicia a los responsables.
Rutte, quien se mostró optimista durante la crisis de la zona euro, ha mostrado ira, frustración y mesura en el último mes. Él dijo que había momentos en que sintió la necesidad de enviar a los marines para asegurar el sitio en Ucrania, y después de conocer a algunos de los 1.000 familiares de las víctimas a puertas cerradas en Nieuwegein, cerca de Utrecht, cuatro días después del accidente, Rutte estuvo visiblemente emocionado.
"El tono de Rutte fue muy bueno, directo desde el principio”, dijo por teléfono Dick Zandee, investigador en seguridad y defensa del Instituto Clingendael de La Haya. "Holanda probablemente decidió a propósito no usar palabras fuertes contra Rusia, ya que el objetivo principal era traer de vuelta a las víctimas y sus pertenencias personales".
Con Rusia imponiendo sanciones a las importaciones de alimentos procedentes de la UE, en represalia, los Países Bajos están sintiendo un poco de dolor. Hasta 300 millones de euros ($400 millones) en ingresos y 5.000 puestos de trabajo se pueden perder debido a las sanciones, dijo la Oficina Central de Estadísticas el 19 de agosto. La investigación dirigida por Holanda en la causa del accidente también conlleva un riesgo, en función del resultado, dijo Zandee.
El partido de Rutte, los liberales o VVD en holandés, ganó seis asientos desde el accidente, mientras que su socio de coalición, el Partido Laborista, agregó tres en la última encuesta. "Creo que un primer ministro debe crecer y atravesar todo tipo de experiencias", dijo Alexander Pechtold, que lidera el partido opositor de los Demócratas D66, en el canal holandés de televisión NOS el 19 de agosto. "Esta experiencia forma a cualquier político".

Bloomberg
 


Ver comentarios