Enviar
Quito planea metro con apoyo de Madrid

Quito prepara su primera línea de metro con el reto de superar su difícil geografía, al estar flanqueado por volcanes y sufrir frecuentes sismos, y de preservar los numerosos restos arqueológicos en su subsuelo, todo ello con el apoyo de la Comunidad de Madrid.
“Quito presenta una geografía muy accidentada, junto a un cierto riesgo sísmico. Se deberán emplear diferentes técnicas constructivas y ajustar el trazado equilibrando demanda y presupuesto. A pesar de ello, el metro de Quito será, posiblemente, equivalente a las líneas modernas de Madrid”, afirmó a Efe el director de Concesiones y Proyectos Exteriores de Metro Madrid, Miguel Moya.
En esta línea, el gerente de la Unidad de Negocios Metro Quito, Édgar Jácome, añadió que se efectuará un trabajo “muy serio y profundo de exploración arqueológica” para respetar “los restos históricos” de Quito, una ciudad milenaria en la que han habitado varias culturas y pueblos.
El metro, que empezará a construirse a mediados de 2012 y prevé su inauguración para 2015, cuenta con un presupuesto de $1.300 millones, financiado en parte por el Gobierno de Ecuador.
Actualmente se realizan cuatro millones de viajes al día, una cifra que se doblará en 20 años y es causante de un enorme nivel de polución, tanto ambiental (el esmog) como acústica, además de uno de los índices de accidentes de tráfico más altos de latinoamérica.
Como respuesta a la situación, el municipio ha establecido el sistema llamado “Pico y placa”, por el cual se prohíbe a los vehículos circular en las horas punta un día por semana, según su número de matrícula.
“Quito adolece un problema enorme de movilidad, alta congestión vehicular, ineficiencia en el cambio de líneas y contaminación -explicó Jácome- Por ello, la creación del Metro de Quito y de un sistema integrado de transportes es fundamental”.
El proyecto cuenta además con el soporte de distintas empresas de la Comunidad de Madrid, en un peculiar hermanamiento entre ciudades en materia de infraestructuras.
“Colaboran en el diseño del metro más de 40 técnicos de Madrid, de varias disciplinas y empresas, tanto Metro Madrid, que tiene una delegación especial para el proyecto, como otras entidades como Madrid Infraestructuras de Transporte (MINTRA)”, señaló Jácome.
La ciudad dispondrá de una primera línea norte-sur -desde el actual aeropuerto a la estación de Quitumbe- de 23 kilómetros y unas 20 estaciones, que reducirá este trayecto de la hora y media actual a los cuarenta minutos.
Mediante el sistema integrado de transporte, vertebrado a partir del metro, con un mismo billete se viajará en autobús y trole.
“Los ciudadanos verán como su vida ‘se alarga’ al tener que dedicar menos parte de su jornada a los desplazamientos. Adicionalmente, se crearán oportunidades de negocio y trabajo hasta ahora poco viables”, aseguró Moya.
“Habrá una serie de beneficios colaterales: mejora de la salud pública, mayor integración ciudadana y un aumento de la autoestima. Se trata de crear una ‘cultura metro’“, precisó Jácome.
En cuanto a la seguridad ciudadana, una de las principales preocupaciones de los quiteños por el aumento de robos y atracos, ambos coinciden en que el metro puede ayudar a paliar la situación.
“En el metro existen sistemas más controlados y estructurados de seguridad. Y en caso de robo, los ladrones no tienen por donde escapar”, argumentó Jácome.

Quito
EFE

Ver comentarios