Logo La República

Viernes, 18 de octubre de 2019



EDITORIAL


¿Quién podrá defendernos?

| Martes 14 diciembre, 2010




Ningún gobierno, incluido el de Estados Unidos, ha adoptado unilateralmente la posición de defender a Costa Rica ante la invasión militar nicaragüense, a pesar de la afrenta a la democracia que esto significa

¿Quién podrá defendernos?

Los costarricenses sabemos lo que significa no tener ejército. Es la posibilidad de que una parte importante de la riqueza que seamos capaces de producir no se tenga que emplear en comprar armamentos de guerra. Es no tener que mandar a nuestros hijos al servicio militar. Es poder dedicar el dinero que esto costaría a tantas necesidades que tenemos. Es otra forma de vivir. Es vivir en paz con el mundo.
Hemos consolidado una cultura que repele todo lo que tenga carácter militar, no soportamos ni pensar en la crueldad y las matanzas de quienes se dedican a las guerras.
Quizás por eso miramos con tanto asombro las circunstancias que envuelven a Costa Rica hoy.
Por un lado, Estados Unidos pide permiso para el ingreso de 73 buques y 96 helicópteros militares que atracarían en puertos nacionales, además de que desembarcarían casi 10 mil tripulantes entre oficiales y enlistados del Servicio de Guardacostas de ese país, con el objetivo de luchar contra el narcotráfico.
Mientras tanto, ningún gobierno, incluido el de Estados Unidos, ha adoptado unilateralmente la posición de defender a Costa Rica ante la invasión militar de que ha sido objeto por parte del Gobierno de Nicaragua.
Ni gestiones diplomáticas, ni otras formas se han usado para presionar a los invasores a retornar a sus tierras a pesar del peligro que esta situación significa para la democracia. Se ha llegado al colmo, incluso, de querer disfrazar lo ocurrido de conflicto fronterizo.
Es inevitable que tengamos que preguntarnos ¿por qué el mundo civilizado no ha decidido tomar medidas civilizadas para apoyar a una nación como Costa Rica que lo único que está pidiendo es no ser invadida, que su territorio sea respetado?
¿Es que las naciones, incluido Estados Unidos de América, tan cerca de nosotros y tan dispuesto a enviar buques militares para la lucha contra el narcotráfico, no le dan ningún valor a un pueblo desarmado por propia voluntad? ¿Es que solo los arsenales para la violencia y la muerte se consideran de valor y se respetan?
Hemos acudido a los organismos internacionales pero seguimos invadidos. Tendremos que transitar un tortuoso camino de organismo en organismo para recuperar nuestro territorio, sin que las naciones hayan reaccionado unilateralmente dando muestras de un apoyo a la alternativa costarricense del desarme y del respeto a la vida.
¿Es esta la ruta hacia una mejor humanidad? ¿Es permitiendo que una nación armada invada militarmente a otra solo porque está indefensa, que las naciones del mundo demostrarán su calidad, su estatura moral y su amor a la dignidad?






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.