Enviar
¿Quién es Julian Assange?
Desde que anunció las intenciones de publicar en su sitio WikiLeaks documentos secretos de Estados Unidos creó un movimiento mediático solo comparado con los atentados terroristas del 11 de setiembre

Todo comunicador recuerda la época de estudiante universitario cuando se analizó el libro “Todos los hombres del Presidente”, de Bob Woodward y Carl Bernstein, relacionado con la verdadera historia de la investigación periodística sobre el escándalo “Watergate” que obligó al entonces presidente Richard Nixon a dejar la Casa Blanca.
Décadas después se conoció la identidad de “Garganta profunda”, seudónimo que utilizó William Mark Felt, número dos del FBI, en la época en que se destapó el caso Watergate y quien dio la información a Woodward sobre la participación de Nixon.
Los escándalos estadounidenses Watergate (1972) e Iran-Contras (1985) quedaron rezagados con el anuncio de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, sobre la publicación de más de 92 mil documentos de la diplomacia de Estados Unidos. Eso colocó al ex hacker en la mira de la atención de los medios de comunicación de todo el mundo.
El excéntrico director del sitio siendo joven formó parte de un grupo de hackers llamados “Subversivos Internacionales”, época en la cual la Policía Federal de Australia, de donde es originario, lo acusó de 31 cargos de hacking, pero al final solo pagó una pequeña suma por daños, de acuerdo con crónicas de New Yorker.
Mucho se puede decir de Assange —afirma The Sydney Morning Herald— estudió física y matemáticas, fue programador y columnista en varias revistas antes de asumir su actual cargo como director, asesor y editor en jefe de WikiLeaks.
“La gente debe entender que WikiLeaks ha demostrado ser, sin duda, la fuente de información más confiable que existe, porque publicamos material de fuentes de primera mano y el análisis está basado en esa fuente de primera mano”, aseguró Assange en CNN.
El apellido Assange comenzó a acaparar las portadas de los diarios cuando WikiLeaks publicó “El Diario de la Guerra Afgana”, a partir del 21 de agosto, cuando comenzó la lluvia de denuncias en su contra y la congelación de sus cuentas bancarias.
Pero el 4 noviembre Assange volvió a anunciar, esta vez en Ginebra, su intención de revelar nuevos documentos secretos que afectan no solo a Estados Unidos, sino a otros países. Quince días después la Corte de Apelación de Estocolmo recurrió a Interpol para conseguir su arresto y extradición, con “notificación roja”, la de mayor nivel, por cargos de abuso a dos mujeres y es cuando se asoma el escándalo sexual para el enigmático Assange.
“Es una ataque sobre el sitio y mi persona por la publicación hecha”, indicó en respuesta a las denuncias.
Pero el arresto tuvo el ruido que debía tener la figura que hoy es considerada como el enemigo número uno de la Casa Blanca. Y es que su arresto tuvo más fotógrafos de prensa que los esposos Angelina y Bratt Pitt llegando al aeropuerto de Londres.
Julian Assange fue arrestado por los cargos de acoso sexual el martes pasado y espera la resolución de extradición a la justicia sueca para enfrentar los dos cargos que se le imputan.
A pesar de varios intentos de sus abogados, el juez Howard Riddke, de la corte de magistrados de Westminster, en Londres, rechazó la petición de la libertad bajo fianza, en medio de un escándalo al buen estilo de Hollywood sobre la diplomacia estadounidense.

Cristian Leandro
[email protected]
Ver comentarios