Gerente: “Queremos que los ticos vengan a conocer el nuevo Gran Hotel Costa Rica”
“El Gran Hotel Costa Rica logró juntar historia con lo moderno”, dijo Sandor Tupi, gerente de Gran Hotel Costa Rica. Gerson Vargas/La República
Enviar

El Gran Hotel Costa Rica reabrió sus puertas al público con instalaciones modernas el pasado 10 de julio, y se convirtió en el primer inmueble en el país bajo la marca Curio Collection by Hilton.

El proceso de remodelación tardó dos años y requirió una inversión que supera los $3 millones. En ese periodo, Elite Hotels and Resorts de Costa Rica, propietario del hotel, buscó conservar en el inmueble la historia y combinarla con lo moderno.

La República conversó con Sandor Tupi, gerente, para conocer sobre el proceso de remodelación y las novedades del hotel.

¿Qué motivó al grupo a adquirir el Gran Hotel Costa Rica?

Creemos en el centro de San José. El centro de la capital de cualquier país siempre es apetecible por los turistas y nosotros sabíamos que aunque el estado del inmueble no lo resaltaba, tenía potencial y con una remodelación se podía revivir el edificio.

Además de lo histórico, el hotel tiene una ubicación espectacular, en el centro y en el eje cultural, con el Teatro Nacional, museos y demás edificios.

Este hotel data de 1930, ¿qué elementos de esa época aún guarda?

Se logró juntar historia con algo moderno. La fachada, si usted agarra una foto de 1930 cuando abrió el hotel, y la compara con hoy, casi no ve diferencias (del piso uno al cuatro, protegidos por patrimonio).

Los detalles de las entradas, arcadas y ventanas son los originales. Además, conservamos partes del piso histórico, fue reparado, pero es el original.

¿Cómo fue el proceso de remodelación?, ¿contemplaron la sostenibilidad?

Podemos hablar bien de todas las instituciones (Municipalidad, Patrimonio, CFIA) porque el acompañamiento fue total. En el proceso de remodelación no hubo atrasos pero sí ajustes.

En cuanto a sostenibilidad, todos los equipos son de última tecnología, utilizamos vidrios dobles y hasta triples para que el sol no entre y el uso de aire acondicionado sea mínimo.

Iniciaremos el proceso para obtener las cinco hojas de CST.

¿Cuántos empleos generaron? ¿Absorbieron personal del antiguo hotel?

Durante la parte constructiva unos 300 empleos. Desde que abrimos generamos 60 puestos de trabajo, de ellos ningún colaborador del antiguo hotel. Había unos pocos que no fueron liquidados y los absorbimos para el Hilton de la Sabana pero aquí todas las contrataciones son nuevas.

¿Cuáles son las novedades que alberga?

El inventario se redujo de 109 a 79 habitaciones, a raíz de eso las habitaciones son más grandes. Asimismo pasamos de una suite, la Kennedy, a ocho.

Abrimos un restaurante, un bar, un piso ejecutivo y disponemos de una sala para actividades con capacidad para unas 60 personas. Junto a esto, vamos a instalar un “tour desk”.

Otro aspecto es que parte de los muebles que estaban en la suite Kennedy están distribuidos ahora por los pisos, con las fotos y algunos textos que cuentan la historia del hotel.

¿A qué público está dirigido el Gran Hotel Costa Rica?

Tenemos dos públicos. Uno es el que se hospeda, que es el viajero internacional, en su mayoría europeo o norteamericano. Desde 2016 estamos promoviendo el hotel, y por ende el centro de San José, en ferias internacionales.

El otro público que queremos que venga son los costarricenses, a cenar, almorzar o al bar. Estamos abiertos al público. Realmente queremos que sea un espacio para todo el mundo, no está reservado para algunos selectos.

¿Cuál es la tarifa aproximada por noche? ¿Cómo están los precios en el restaurante?

En el hospedaje ahora tenemos tarifas promocionales; sin embargo, estas fluctúan todos los días entonces, no puedo decir un precio promedio.

En el restaurante el precio promedio de una comida completa —entrada, plato fuerte, demás— oscila entre ¢15 mil y ¢25 mil.

¿Cómo ha estado la ocupación?

Tras la apertura hay que esperar a que los sistemas de reserva “calienten”. Para la próxima semana tenemos unas diez a 15.

En el restaurante, abierto de 6 a.m. a 1 a.m., desde el primer día no ha bajado la afluencia de clientes. 


Ver comentarios