¿Qué opina Figueres sobre aborto, matrimonio gay y legalización de la marihuana?
Enviar

Luego de anunciar su precandidatura presidencial, José María Figueres orienta su estrategia de comunicación a hablar acerca de su plan país para 2021, así como a rendir cuentas sobre el caso ICE – Alcatel.
Sin embargo, este medio se dio a la tarea de consultar al expresidente sobre tres temas que polarizan a la sociedad costarricense: aborto, matrimonio gay y legalización de la marihuana.
El liberacionista fue concreto en su posición con respecto al tema del cannabis, cauteloso con el matrimonio gay y evasivo acerca del aborto, a raíz de la exhortación que hizo la ONU al país en esta temática.
El siguiente es el extracto de una breve conversación con La República.


Llama la atención su posición sobre la marihuana recreativa, en donde usted dijo a este medio que ha cambiado su opinión con el paso del tiempo, ¿por qué?

En estos temas se debe decir con transparencia lo que se piensa, pero se debe actuar con prudencia. La sociedad costarricense no está lista para cambios abruptos de la noche a la mañana, en todos los campos.
En el caso de la marihuana, el combate internacional a las drogas ha sido un fracaso, por más de miles de millones que se han metido, no hemos parado el tráfico. En el caso de la marihuana, deberíamos legalizar el uso médico, para que posteriormente legalicemos su uso recreativo, como lo tienen 15 estados en Estados Unidos y otros países.
El abuso debe tratarse como un problema médico, no como un problema de criminalidad. Desatascaríamos nuestras cárceles de una población de jóvenes que entran por marihuana y salen graduados en todo tipo de artes criminales.

Esa es su opinión, ahora, ¿esto lo llevaría a cabo o lo pondría en práctica con un proyecto aterrizado?

Lo que he mencionado es lo que debería hacer el país. No veo por qué haya que esperarse al 2018, deberíamos empezar a actuar ya. Se debe aprovechar una coyuntura de dos años de salida del presidente Solís y tres años de un futuro gobierno para pensar en mediano plazo. Nos podemos ubicar en el 2021 y pensar en la sociedad a la que queremos entrar.

La ONU está exhortando al país para permitir el aborto en caso de violación, malformación fetal o incesto, ¿cuál es su opinión?

Lo de la marihuana es parte de una agenda cultural mucho más amplia que nos lleva a otros temas que usted ha mencionado, que yo todavía estudio para tomar una decisión final, pero en el momento que la tenga, lo haré en ese caso.

¿Considera que hay que tener cuidado al dar opinión sobre el aborto? ¿Usted ya tiene una opinión personal formada?

Pienso que es un tema con el que hay que tener más cuidado.

La última presidenta que llevó el PLN al poder se opuso al matrimonio entre personas del mismo sexo, ¿qué rol tendría este tema en un segundo gobierno de Figueres?

No quiero que ese tema se convierta ni en el titular de la entrevista ni en el contexto de lo que hemos hablado.

Claro, pero la gente quiere saber qué opina el político que está pidiendo su voto para 2018, especialmente los jóvenes, que demandan transparencia. ¿Cuál es su opinión?

En ese campo deberíamos avanzar de tal manera que vayamos reconociendo que la conformación de la familia tiene diferentes maneras de expresarse, no por eso vamos a dejar gente por fuera sin que deje de ser apoyada por el Estado.
Avanzar en un primer paso que garantice los derechos de las personas del mismo sexo que vivan en convivencia ya sería un hecho importante sobre el cual la sociedad podría reflexionar y ver qué otros pasos queremos dar.
Hoy en día, la no garantía de muchos de los derechos que deberían tener estas personas en una sociedad, no es un asunto que le convenga a la sociedad costarricense.
Deberíamos regular eso, garantizar esos derechos y proteger a todas y todos en la sociedad, como corresponde a un partido socialdemócrata.

Por último, para entender, ¿usted se refiere a crear una figura jurídica diferente a la que tienen las parejas heterosexuales?

Sí, el matrimonio tiene una connotación que en nuestra sociedad se les ha dado a las uniones de personas de diferente sexo. Antes de llegar a eso, deberíamos dar un primer paso en reconocer los derechos de las personas del mismo sexo que viven en convivencia.
No creo justo que en una sociedad haya personas cuyos derechos no están garantizados.
Avancemos en esa dirección y luego de avanzar en esa dirección, podemos tener una conversación sobre la figura del matrimonio: lo que representa, lo que simboliza y cómo tratarla adecuadamente en este país.


Ver comentarios