David Gutierrez

Enviar
Martes 30 Abril, 2013

Para poder opinar con justicia y objetividad, es importante tener claras las obligaciones y limitaciones del ente contralor


¿Qué hizo la Contraloría?

Como consecuencia de los recientes acontecimientos relacionados con la concesión de la autopista San José – San Ramón, se dieron declaraciones y manifestaciones muy desafortunadas contra la Contraloría General de la República.
Para poder opinar con justicia y objetividad, es importante tener claras las obligaciones y limitaciones del ente contralor. Se trata de un ente de rango constitucional y un órgano auxiliar de la Asamblea Legislativa, que tiene a su cargo la vigilancia de la hacienda pública, con absoluta independencia funcional y administrativa en relación con otros poderes del Estado.
Una de sus funciones más importantes es emitir un refrendo o autorización al gasto público. La propia Constitución establece que “no se emitirá ninguna orden de pago contra los fondos del Estado sino cuando el gasto respectivo haya sido visado por la Contraloría; ni constituirá obligación para el Estado la que no haya sido refrendada por ella”.
El propósito del refrendo es evitar que las obligaciones contraídas por las administraciones públicas en los contratos, se contrapongan al ordenamiento jurídico administrativo y que esto produzca una incorrección o ilegalidad en la disposición de los fondos públicos.
Es decir, el rol de la Contraloría es el control previo de la legalidad. No le corresponde coadministrar, ni decidir las mejores formas de contratar o la conveniencia u oportunidad de hacerlo. Si por el contrario procediera en alguna de esas formas, estaría incurriendo en los vicios de exceso y desviación de poder.
Pero, lamentablemente, algunas personas han querido enlodar y desprestigiar a uno de los entes públicos más importantes y técnicos del país, por no haber anulado el contrato de la concesión de la autopista a San Ramón.
¿Será que esos detractores quieren volver a la época en que la Contraloría coadministraba o denegaba los refrendos por cualquier detalle? ¿Será su meta que la Contraloría obstaculice el desarrollo?
El modelo de concesión de obra pública (o figuras similares) ha sido altamente exitoso en otras partes del mundo. ¿Por qué en Costa Rica ha costado tanto?
Una de las razones principales son las enormes limitaciones del Consejo Nacional de Concesiones. El gobierno debiera procurar que este Consejo funcione como desde hace muchos años lo ha hecho COMEX: con personal bien pagado para evitar su alta rotación y con una muy alta capacidad de gestión y técnica de sus funcionarios.
Es irónico lo que ha costado implementar el modelo de concesiones, a pesar de que contamos con una paupérrima infraestructura vial y portuaria.
La competitividad del país no puede ser presa de una añeja incapacidad institucional. Los pocos proyectos que se han concesionado han demostrado ser una mejor alternativa a no haberlo hecho de esa manera. Las principales quejas acerca de estos por parte de los usuarios obedecen, precisamente, a los atrasos del Estado en su implementación.
Igualmente, la Contraloría y sus funcionarios merecen ser tratados con respeto, como expertos que son en el control previo de la legalidad en el país. Se lo han ganado con creces.

David Gutiérrez

[email protected]