Logo La República

Domingo, 19 de mayo de 2024



FORO DE LECTORES


¿Qué hacemos cuando la crisis no se acaba?

Carlos Morales Navarro carlos.morales@grupocamacho.com | Martes 31 enero, 2023


Morales


Permacrisis: La palabra que encontramos en HLB para describir lo que hemos vivido en los últimos años y lo que viviremos en los próximos. Un entorno global cambiante en un abrir y cerrar de ojos, pero no necesariamente para bien, sino para nuevas o distintas tragedias.

2022 fue el año de la inflación, la guerra y fluctuaciones extrañísimas de monedas… ¿Han notado la montaña rusa que fue nuestro colón en los últimos 12 a 15 meses? Países de “primer mundo” con inflaciones superiores o cercanas al 10% y el euro, por primera vez en la historia, equiparándose o superando al dólar por un período de tiempo.

Ucrania sufriendo estragos por Rusia con efectos inimaginables para millones de millones alrededor del mundo. Que problemas de energía, que falta de alimentos, que sanciones de aquí para allá y de allá para acá. Que Japón, China y Corea… Crimea, Ucrania, el mundo entero.

¿Y el 2023? ¡Bonito sería tener palabras bonitas para este nuevo año! Pero…

Permacrisis… Crisis permanente, una tras otra, tras otra, tras otra. Ahora, viene la recesión. Las economías frenándose aún más, la disminución de oferta, de demanda, de rendimientos, de dinero. Decrecimiento en Estados Unidos, políticas macroeconómicas en Estados Unidos y efectos, otra vez, en el mundo entero.

¿Y qué hacemos los empresarios?

En HLB Internacional, la organización a la que Grupo Camacho Internacional pertenece y con presencia en más 157 países, nos dimos a la tarea de consultar a quienes toman decisiones en los negocios: ¿Cómo sobrevivir, liderar, a través de una tormenta perfecta?

Fueron 575 Gerentes (C-Suite) que respondieron alrededor del globo en la Encuesta de líderes globales 2023 con resultados muy interesantes. Puede leer el reporte en inglés aquí y pronto compartiremos la versión en español.

En este artículo procuraré no ahondar en los resultados, para eso está el estudio, sino más bien en qué deberíamos estar ejecutando cada uno en nuestras empresas para que la crisis – sea cual sea – no nos sorprenda y para que, en lo posible, podamos sacar provecho de ella. Así como nos cuentan los grandes casos de éxito empresarial luego de enormes eventos recesivos como la gran depresión, la burbuja dot-com, la crisis del 2008 y por supuesto, los años difíciles del Covid 19.

Los empresarios encuestados destacaron la flexibilidad, la integridad y responsabilidad sobre sus decisiones como las tres principales actitudes que deben tener los líderes organizacionales en tiempos de crisis.

Precisamente, la mezcla de esos tres elementos es la base para la correcta toma de decisiones en la incertidumbre.

En crisis, no se paralice.

Es tentador, dejar de tomar decisiones. Dejar de invertir, dejar de contratar, dejar de soñar en cómo podría ser su negocio con pequeños cambios. Dejar que todo pase, como si usted, sus colaboradores y su empresa pudieran abstraerse de la vorágine que hay a su alrededor.

¡Qué riesgo! ¡Qué error!

Si se descuida un segundo, al siguiente ya no tiene mercado, ya no tiene colaboradores, ni tampoco empresa.

En crisis debe ser flexible.

Con un ojo estar en el presente, enfocarse en lo que puede controlar: Minimizar gastos fijos, valorar ajustes y optimizaciones en su cadena de valor y de suministros, replantear proyectos en marcha y productos o servicios. Cuide su flujo de caja, sus ciclos de pago y recuperación.

Lleve un pulso de cerca, cerquísima, con sus clientes y cómo sus necesidades varían según evoluciona la crisis.

Ese ojo debe también revisar con detalle sus relaciones estratégicas.

Cómo se están comportando sus empleados, qué nuevas tendencias en recursos humanos debería estar abordando… Nos guste o no, el trabajo híbrido se quedará indefinidamente y tenemos que terminar de adaptar nuestras empresas y estructura mental. Pregúntese cómo hará para captar nuevos profesionales que encajen en su organización.

Revise cómo están sus alianzas con empresas de su misma área, ya sea dentro o fuera del país, tenga claro cómo se pueden complementar, cuáles le pueden echar una mano de ser necesario.

Revise la baraja completa de opciones, de la A a la Z…

Evite el super-foco y el aislamiento. No es momento de bloquear su vista para concentrarse en un solo asunto.

Con el otro ojo, siempre vea el futuro, a diferentes distancias… Cómo estaremos a 6 meses, a 12, 18 o 24. Sí, la incertidumbre es altísima, pero debe prever y actuar sobre ello. Desempolve ese libro de estrategia, tome decisiones que cuiden el futuro del negocio y atrévase a cambiar e innovar.

La supervivencia en crisis es la adaptación. De su negocio, de sus colaboradores, de sus servicios, de sus consumidores. De nuevo, de su estructura mental.

Dé rienda suelta a las nuevas ideas, nunca serán las condiciones adecuadas para empezar, entonces hágalo ahora.

Destine recursos, responsablemente claro, para la innovación y mejora continua. Permítase acompañar por quienes saben de otros temas dentro o fuera de su compañía. Ábrale las puertas a la tecnología y la automatización, a la reingeniería completa para que su empresa construya su futuro.

Sea un camaleón, una gacela, transfórmese y cambie de dirección cuantas veces lo requiera, pero también esté dispuesto a frenar en seco, desacelerar y esperar. Aprenda a desapegarse de sus decisiones y proyecciones para saber cuándo analizar a detalle y volver a la mesa de dibujo.

Ser flexible en tiempos de crisis es saber bailar a diferentes ritmos y tiempos, en canales paralelos, como un mago, para lograr los objetivos. Mantener su empresa y equipo en el presente, pero asegurando los cambios necesarios para triunfar en el futuro.

Estas mezclas de velocidad y paciencia, de presente y futuro, de análisis e intuición le permitirán tomar decisiones íntegras, de las que podrá sentirse orgulloso, sea cual sea el desenlace.

En crisis usted podría sentirse tentado a decidir y hacer distinto a lo que haría en tiempos de bonanza, de ahí la importancia de recordar a diario su propósito y el de su compañía como elementos que le permitan, una vez superada la crisis, continuar con su empresa y ver los años complicados con orgullo, satisfecho de las decisiones que tomó.

En el reporte de HLB abordamos múltiples datos de interés para todo empresario que esté navegando esta permacrisis, también contamos con opiniones y comentarios de expertos, tanto en el documento como en el evento de lanzamiento que puede ver aquí.

En crisis, lo importante también es saberse acompañar.

En Grupo Camacho Internacional llevamos 35 años sorteando condiciones cambiantes junto a miles de empresarios de todo tamaño. Permita que nuestros consultores en negocios, finanzas, impuestos y tecnología le acompañen. Sentémonos y enfrentemos esta permacrisis juntos.







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.