Putin critica a Trump y Clinton por sus tácticas de "shock"
"Ambos utilizan tácticas de shock, sólo que cada uno a su manera", dijo el presidente ruso en una entrevista. Bloomberg/La República
Enviar

Vladimir Putin criticó las tácticas, tanto de Donald Trump como de Hillary Clinton, en la campaña electoral pero se negó a asumir públicamente una posición en una contienda presidencial estadounidense en la que ha sido acusado de favorecer secretamente al multimillonario en bienes raíces de Nueva York.

“Ambos utilizan tácticas de shock, sólo que cada uno a su manera”, dijo el presidente ruso en una entrevista. “No me parece que estén dando el mejor ejemplo”, agregó.

Putin, que ha obtenido de Trump elogios y una promesa de mejorar las relaciones en tanto enfrenta los ataques de Clinton, se atuvo en reiteradas oportunidades a su posición de que no tiene un candidato preferido y que trabajaría con cualquiera que resulte vencedor. Si bien sus presuntas predilecciones han sido blanco de diatribas amargas por parte de ambos bandos, en público al menos, Putin no demostró demasiado entusiasmo por ninguno.

Las acusaciones relativas a la injerencia del Kremlin han enturbiado la contienda de por sí polémica a raíz de las denuncias que hicieron funcionarios estadounidenses de que Rusia estaba detrás del ataque pirata contra el Comité Nacional Demócrata. La publicación resultante de documentos partidarios internos llevó a varios altos funcionarios del partido a renunciar y sacudió la campaña de Clinton durante el verano. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) también está investigando ciberataques contra al menos dos juntas electorales estatales que investigadores de seguridad privados sospechan vinculadas a pandillas criminales rusas.

Presunta piratería

El FBI dijo esta semana que “toma muy seriamente” la posibilidad de que una potencia extranjera esté tratando de influir en la votación, sin señalar sospechosos. Estas advertencias surgieron luego de que ambas campañas se acusaron mutuamente de tener lazos inapropiados con rusos, incluido el propio Putin así como también oligarcas y empresas estatales.

En la entrevista, Putin denunció que los candidatos jueguen lo que llamó “la carta anti-rusa” como “corto de miras”. Negó que su gobierno participe en piratería, desestimando sarcásticamente como carentes de interés las revelaciones del Comité Nacional Demócrata, pero dijo que las violaciones tal vez fueran imposibles de rastrear.

Hablando durante dos horas en la ciudad portuaria de Vladivostok, sobre el Pacífico, en vísperas de un foro económico y de reuniones con líderes del Grupo de los 20, Putin abarcó temas que variaron desde la probabilidad de un acuerdo con otros productores petroleros para hacer subir los precios, hasta los planes de privatización rusos y las esperanzas de un avance hacia lazos más estrechos con Japón.

Ante las críticas de los Estados Unidos y otros líderes extranjeros que consideran autoritario su sistema político centrado en el Kremlin, Putin ha tildado en reiteradas ocasiones de antidemocrático el proceso electoral estadounidense. En junio, mencionó como ejemplo el hecho de que los candidatos han ganado la presidencia pese a haber perdido el voto popular.

Las campañas políticas rusas se han convertido en asuntos relativamente serios desde que Putin llegó al poder en 2000. En su última campaña, en 2012, se negó a debatir con sus adversarios, de los cuales uno al menos había dicho apenas unos días antes de anunciar su propia candidatura que consideraba realmente a Putin como el mejor candidato. Pese a que el país está sumergido en la recesión más larga en dos décadas, se supone que el partido gobernante de Putin obtendrá una mayoría de bancas en las elecciones parlamentarias el 18 de septiembre.


Ver comentarios