Putin busca un sucesor dócil
Enviar
Putin busca un sucesor dócil


Moscú -- En tanto los políticos rusos de la oposición planean campañas presidenciales sin muchas esperanzas de triunfar, Vladimir Putin está en busca de un sucesor dócil que hasta acceda a dejarlo volver a tomar las riendas, dijeron varios analistas.
Putin dijo ayer que la victoria electoral abrumadora de su partido en las elecciones parlamentarias del 2 de diciembre era una “señal de confianza” en su liderazgo. Ahora está pensando cómo continuar ejerciendo ese poder una vez abandone el cargo en mayo al cabo de ocho años en la presidencia. Después de que nombre a un candidato que probablemente ganará la elección presidencial del 2 de marzo, es previsible que Putin, de 55 años, trate de conducir las cosas desde un sitial más bajo o que pretenda un tercer término presidencial que evite el límite constitucional de dos mandatos consecutivos.
“El enfoque cambiará ahora a adivinar el próximo papel de Putin, e, inevitablemente, cuán pronto regresará a la presidencia”, dijo Chris Weafer, estratega de UralSib Financial Corp. en Moscú. Putin quizá no revele sus planes hasta mediados del 2008, “porque es probable que aún no se ha decidido cuál será el próximo papel”.
“Putin está examinando todas las opciones, incluso la de un retorno al Kremlin”, dijo Vyacheslav Nikonov, que asesora al Kremlin en calidad de director de la fundación Politika, de Moscú, y es nieto del extinto Vyacheslav Molotov, ministro de Relaciones Exteriores del dictador soviético Josef Stalin.
El que Putin no haya aclarado sus planes está despertando el temor a que se produzca una pugna desestabilizadora si él trata de manipular o de hacer a un lado a un sucesor que rehúse acatar sus órdenes. En la historia de Rusia, solo un líder --el predecesor de Putin, Boris Yeltsin-- ha cedido el poder voluntariamente.
“Tener dos zares en Rusia es una receta para la guerra civil”, dijo Nikolai Zlobin, experto en asuntos rusos en el World Security Institute, entidad sin fines de lucro con sede en Washington.
El plazo de inscripción de candidatos vence el 23 de diciembre. El ex primer ministro Mikhail Kasyanov, de 49 años, dijo ayer que “definitivamente” planea presentarse como candidato. Putin lo despidió en el 2004.
El partido de Putin, Rusia Unida, celebrará una asamblea el 17 de diciembre para coronar al heredero que el presidente escoja. En vista del índice de aprobación de 80% que Putin disfruta al cabo de años de estabilidad política y crecimiento económico, los encuestadores predicen que los votantes apoyarán a la persona que él seleccione.
Putin anda en busca de “eficacia y lealtad”, si bien nadie “puede competir con él en lo que a popularidad se refiere”, dijo Nikonov.
Hasta hace unos meses, el favorito era el viceprimer ministro primero Sergei Ivanov, de 54 años, quien en la era soviética sirvió con Putin en la KGB. El ex ministro de Defensa, quien ha adoptado una línea dura respecto a Occidente, tiene un carácter independiente que reducirá la probabilidad de que lo escojan, dijeron los analistas.
La estrella de Ivanov declinó en septiembre, cuando Putin nombró como primer ministro a Viktor Zubkov, de 66 años, un allegado suyo, poco conocido, de los años noventa, cuando ambos trabajaban en la oficina del alcalde de San Petersburgo. Si lo escogieran, Zubkov sería “un presidente viejo y débil” que tal vez no quisiera seguir en el cargo los cuatro años, por lo que su selección sería indicio de que Putin planea un regreso rápido, dijo Michael McFaul, experto en Rusia en la Universidad de Stanford, en California.
El presidente también podría escoger entre otros dos consocios provenientes de San Petersburgo: el viceprimer ministro primero Dmitry Medvedev, de 41 años, y el viceprimer ministro Sergei Naryshkin, de 53 años.
Su capacidad de dominar al nuevo presidente se verá limitada por su promesa de no reducir los poderes constitucionales del cargo. “La paradoja es que Putin ha debilitado todas las instituciones no presidenciales precisamente cuando las necesita para usar el mandato que acaba de ganar”, dijo McFaul.

Ver comentarios