Publicación de correos de Clinton puede ir más allá del 2020
Foto Bloomberg.
Enviar

La publicación con cuentagotas de mensajes de correo electrónico que datan de la gestión de Hillary Clinton como secretaria de Estado puede arrastrarse hasta después del primer mandato del próximo presidente, según un cronograma presentado en el tribunal el lunes por una abogada del Departamento de Justicia.

Pueden pasar cinco años hasta que el Departamento de Estado y otros organismos de gobierno aprueben, editen selectivamente la información y difundan los mensajes restantes recuperados del servidor privado de Clinton y otros encontrados más recientemente en una computadora portátil usada por una asesora de alto rango, según el ritmo de trabajo propuesto por la abogada Lisa Olson, del Departamento de Justicia.

“No estoy satisfecho con decir, ‘está bien, tómense cinco años y hagan esto’”, respondió el juez federal de distrito James Boasberg, quien preside un caso sobre una demanda amparada en la Ley de libertad de información, entablada por Judicial Watch, entidad privada conservadora que fiscaliza la conducta del gobierno. “Siguen arrastrando el paso”, dijo Tom Fitton, presidente de Judicial Watch, en comentarios que hizo a periodistas al cabo de la audiencia, añadiendo que un organismo honesto no se movería tan lentamente.

Los intercambios de opiniones pusieron de relieve que la pugna existente sobre el uso de Clinton de un servidor privado de correo electrónico continuará, independientemente de si ella o Donald Trump gana la presidencia en las elecciones del martes.

El director del FBI, James Comey, informó el domingo al Congreso que una revisión de los mensajes electrónicos encontrados en la laptop usada por Huma Abedin, asesora de Clinton, y su ex esposo Anthony Weiner, no cambiaba su conclusión anterior de que el manejo de información clasificada por parte de Clinton y sus asesores fue “extremadamente descuidada” pero que no justificaba el procesamiento judicial.

Funcionarios del Departamento de Estado están examinando decenas de miles de mensajes recuperados por el FBI de servidores de computadoras sacados de uso, que albergaban el sistema privado de correo electrónico al que recurría Clinton mientras trabajaba como secretaria de Estado. Casi 15 mil estaban contenidos en el primero de siete discos de datos que la Oficina Federal de Investigaciones extrajo de esos aparatos, de los cuales 5.600 fueron considerados vinculados con el trabajo.

Pero aún quedan miles de documentos adicionales en otros dos discos, dijo el lunes Olson, la abogada del Departamento de Justicia, al juez.

“No sabemos cuántos de ellos responden en realidad” al pedido de Judicial Watch, dijo. Algunos pueden ser correspondencia duplicada ya examinada, en tanto otros pueden ser personales.

Estados Unidos ha estado procesando los documentos del llamado Disco 1 a una velocidad de unos 2.350 por mes, en conjunción con un cronograma de producción acordado en un caso distinto pero en parte coincidente de Ley de Libertad de Información, lo cual permite a los examinadores del Departamento de Estado elevar el ritmo de revisión de 500 páginas por mes del caso ante Boasberg.

Olson propuso mantener el ritmo de 500 páginas por mes para el resto de la evaluación y producción de documentos, lo cual suscitó el escepticismo de Boasberg y una reprimenda eufemística de Chris Fedeli, abogado de Judicial Watch.

“Nos gustaría ver que eso marche un poco más velozmente”, dijo Fedeli. Judicial Watch también quiere los mensajes recuperados de la computadora usada por Weiner.


Ver comentarios