Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Miércoles 12 Marzo, 2014

Hoy estoy clara que ni la Señora Presidente, ni ninguno en su gobierno va a dar una declaración como la solicitada en mi columna. ¡Qué pena!


¿Prudencia o cobardía?

En mi pasada columna del 25-02-2014 solicité de manera respetuosa a la Presidente de la República y al Ministro de Comunicación manifestarse en forma firme y abierta en contra de los incumplimientos absolutos de los Derechos Humanos por el gobierno venezolano. Cité claramente algunos de los 16 casos ya sentenciados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en ese país.
El gobierno costarricense me responde a través del Sr. Manuel Díaz S., Director de Comunicación Internacional de Cancillería, ( LR 01-03-2014) con una columna titulada “Prudencia no es igual a silencio”.
En la misma, el Sr. Díaz dice que respetan mi opinión, … “pero que resulta penoso constatar que la Sra. Araya no se haya informado de manera apropiada, pues desde el 14 de febrero la cancillería emitió un comunicado en que deplora las manifestaciones de violencia del pasado 12 de febrero, que han causado luto y dolor a los hermanos venezolanos”.
¿Quién está mal informado o se hace de oídos sordos? ¿Por qué? ¿Cómo constató el Sr. Díaz que estaba mal informada? ¿Sabe lo que significa constatar o se lo explico?
¡Lamentablemente en el gobierno algunos no saben leer! En ningún momento dije que no habían realizado un comunicado. De hecho el que existe da vergüenza, es ambiguo.
Mis palabras textuales fueron:
“Es urgente un pronunciamiento firme, valiente y decidido del Gobierno de Costa Rica por el incumplimiento absoluto de los derechos humanos en Venezuela”.
El Gobierno costarricense me responde: “Costa Rica respetuosa de los asuntos internos de los países hermanos, expresa su preocupación que pueda exacerbarse un clima de confrontación que perturbe la paz y la estabilidad de Venezuela”.
¿Es esto una broma? ¿Cuál estabilidad, cuál paz?
También afirma: “La cancillería se mantiene alerta a lo que ocurre en Venezuela, y subraya que lo que procede, lejos de atizar una ruptura institucional, que puede agravar la situación del pueblo venezolano, es alentar a los propios venezolanos, para que por medio de los mismos mecanismos constitucionales e institucionales, puedan encontrar la solución a sus diferencias.”… un golpe de Estado, sería peligroso y más contraproducente aún…
¿Acaso hay respeto por la constitución en Venezuela? ¿Está el Gobierno costarricense apoyando el actuar del gobierno venezolano?
¡Yo no hablé en ningún momento de golpe de estado! ¿Institucionalidad? ¿Cuál?
Hoy estoy clara que ni la Señora Presidente, ni ninguno en su gobierno va dar una declaración como la solicitada en mi columna. ¡Qué pena! No por los costarricenses, sino por ella y una vez más su gobierno.
Si la cancillería está realmente vigilante de lo que pasa en Venezuela, ¿qué opinan de las últimas declaraciones del Sr. Maduro de la OEA y de la CIDH?
¿O siguen siendo prudentes?
Hoy los cuerpos de seguridad del estado venezolano disparan a los que deberían defender, no hay medios de comunicación y todo aquel que se manifieste pacíficamente es golpeado o incluso matado. Hoy los venezolanos luchan por su libertad de expresión, por la comida en la mesa, por la seguridad de sus hijos y por tener alguna posibilidad de surgir en el futuro.
¿Cuántos gobiernos que supuestamente fueron electos democráticamente hoy son regímenes totalitarios que irrespetan sus constituciones e instituciones que les garantizaban a sus pueblos la libertad y seguridad?
Yo no puedo quedarme callada. ¡Yo no puedo ser irresponsable! Eso no es ser prudente, ¡¡es ser cobarde y cómplice!!

Mónica Araya